Posteado por: Lilliam A Garcia | mayo 26, 2014

Mi Escuela Sabatica Lección 9 Cristo, La Ley y El Evangelio, por Marlon Garcia

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Romanos 7:7-12; Deuteronomio 30:15-20; Mateo 7:24-27; Hechos 10:34, 35; Juan 15:10; Efesios 2:1.

PARA MEMORIZAR: “Pues la ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo” (Juan 1:17).
UN SIGLO ANTES DE CRISTO, EL POETA ROMANO LUCRECIO escribió un poema famoso que se perdió en la historia, hasta la Edad Media, titulado “Sobre la naturaleza de las cosas”. Aunque a menudo se lo acusó de ateo, Lucrecio en su poema no niega la existencia de dioses; solo alega que, por ser dioses, no tendrían absolutamente ningún interés en nada humano.

En contraste, la Biblia alega que hay un Dios solo, y que él está fervientemente interesado en lo que sucede aquí. Y dos manifestaciones de ese interés apasionado en la humanidad se encuentran en su Ley (para guiarnos en nuestro vivir) y en su gracia (el medio para salvarnos cuando violamos esa Ley). Aunque a menudo se las ve como contrarias entre sí, la Ley y la gracia están indisolublemente vinculadas. Sus métodos de operación pueden ser diferentes, pero juntas revelan que la justicia tiene que triunfar sobre el pecado. Las manifestaciones de la Ley de Dios y de su gracia proporcionan una evidencia poderosa de su amor por la humanidad y su deseo de salvarnos para su Reino eterno.

 SABADO – DOMINGO – LUNES – MARTES – MIERCOLES – JUEVES – VIERNES 

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: Lee El evangelismo, pp. 174-176; y La fe por la cual vivo, pp. 90, 91.
“Sea hecho claro y manifiesto que no es posible mediante mérito de la criatura realizar cosa alguna en favor de nuestra posición delante de Dios o de la dádiva de Dios por nosotros. Si la fe y las obras pudieran comprar el don de la salvación, entonces el Creador estaría obligado ante la criatura. En este punto, la falsedad tiene una oportunidad de ser aceptada como verdad. Si algún hombre puede merecer la salvación por algo que pueda hacer, entonces está en la misma posición del católico que cumple penitencia por sus pecados. La salvación, en tal caso, es en cierto modo una obligación, que puede ganarse como un sueldo. Si el hombre no puede, por ninguna de sus buenas obras, merecer la salvación, entonces esta debe ser enteramente por gracia, recibida por el hombre como pecador porque acepta y cree en Jesús. Es un don absolutamente gratuito. La justificación por la fe está más allá de controversias. Y toda esta controversia termina tan pronto como se establece el punto de que los méritos de las buenas obras del hombre caído nunca pueden procurarle la vida eterna” (FO 17, 18).

 Lecciónes de Escuela Sabática “Cristo y su Ley” en PDF

00. Introducción
Lección 01. Las leyes en los días de Cristo
Lección 02. Cristo y la Ley de Moisés
Lección 03. Cristo y las tradiciones religiosas
Lección 04. Cristo y la Ley en el Sermón del Monte
Lección 05. Cristo y el sábado
Lección 06. La muerte de Cristo y la Ley
Lección 07. Cristo, el fin de la Ley
Lección 08. La Ley de Dios y la Ley de Cristo
Lección 09. Cristo, la Ley y el evangelio
Lección 10. Cristo, la Ley y los pactos
Lección 11. Los apóstoles y la Ley
Lección 12. La iglesia de Cristo y la Ley
Lección 13. El reino de Cristo y la Ley

.

.

.

.

.

.

.

.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: