Posteado por: Lilliam A Garcia | enero 26, 2014

Mi Escuela Sabatica Lección 5: Discipular A Los Enfermos 1º Trimestre 2014 por Marlon Garcia

 Donate

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Isaías 53:4; Mateo 8:17; Marcos 2:1-12; Filipenses 4:4-9; 1 Juan 3:20-22; Juan 11:37-44.

PARA MEMORIZAR: “Y se le acercó mucha gente que traía consigo a cojos, ciegos, mudos, mancos, y otros muchos enfermos; y los pusieron a los pies de Jesús, y los sanó; de manera que la multitud se maravillaba, viendo a los mudos hablar, a los mancos  sanados, a los cojos andar, y a los ciegos ver; y glorificaban al Dios de Israel” (Mateo 15:30, 31).

“EN EL CURSO DE SU MINISTERIO, Jesús dedicó más tiempo a la curación de los enfermos que a la predicación. Sus Milagros atestiguaban la verdad de sus palabras: que no había venido a destruir, sino a salvar. Doquiera iba, las nuevas de su misericordia lo precedían. Donde había pasado, se alegraban en plena salud los que habían sido objeto de su compasión y usaban sus facultades recuperadas. Las muchedumbres lo rodeaban para oírlo hablar de las obras que había hecho el Señor. Su voz era para muchos el primer sonido que oían, su nombre fue la primera palabra que jamás pronunciaron, su rostro el primero que jamás contemplaron. ¿Cómo no abrían de amar a Jesús y darle gloria? Cuando pasaba por pueblos y ciudades, era como una corriente vital que esparcía vida y gozo” (El ministerio de curación, pp. 12, 13).

SABADO – DOMINGO – LUNES – MARTES – MIERCOLES – JUEVES – VIERNES 

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: Lee Lucas 18:35-43; 13:10-17; 14:1-6; Juan 6:1, 2; Marcos 6:5-7, 54-56; 7:31-37; 8:22-26; Mateo 8:1-19; y 12:15-23. También lee “Nuestro ejemplo”, El ministerio de curación, pp. 11-18; y “La curación del alma”   y “El plan divino en la obra médica misionera”, El ministerio médico, pp. 49-63; 30-36. “El paralítico encontró en Cristo curación para su alma y para su cuerpo. Necesitaba la salud del alma antes de poder apreciar la salud del cuerpo. Antes de poder sanar la enfermedad física, Cristo tenía que infundir alivio a la mente y limpiar el alma de pecado. No hay que pasar por alto esta lección. Actualmente, miles que adolecen de enfermedades físicas desean, como el paralítico, oír el mensaje: ‘Tus pecados te son perdonados’. La carga del pecado, con su desasosiego y sus deseos insatisfechos, es la causa fundamental de sus enfermedades. No podrán encontrar alivio hasta que no acudan al Sanador del alma. La paz  que solo él puede impartir restaurará vigor a la mente y salud al cuerpo. […] “Hubo gran regocijo en la casa del paralítico cuando este volvió trayendo con facilidad la cama en que lentamente lo habían llevado de su presencia poco tiempo antes. […] Una gozosa gratitud salía de esa casa, y Dios resultaba glorificado a través de su Hijo, quien había devuelto esperanza al desesperado y fuerza al agobiado. Ese hombre y su familia estaban dispuestos a dar la vida por Jesús” (El ministerio de curación, pp. 52, 53).

 Para Descargar Leccion y Otras Recursos Haga Clic Abajo:

Sigenos En FB: Aqui

Para Adultos: Aqui

Auxiliar Para Maestros Aqui

Libro Complementario Aqui

   Elena G White Aqui

Para Primarios: Aqui

Para Infantes: Aqui

Para Cuna Aqui

Leccion Jovenes Aqui

Leccion Universitario Aqui

Leccion Intermediarios Aqui

Informe Misionero Niños: Aqui

Informe Misionero Adultos Aqui

Leccion Por Alejandro Bullon Videos Aqui

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: