Posteado por: Lilliam A Garcia | enero 12, 2014

Mi Escuela Sabática Lección 3, Los Disipulos y La Oracion; por Marlon Garcia

Donate

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Daniel 9:2-19; Mateo 14:22, 23; 26:36; Juan 17:6-26; Hebreos 2:17; 1 Pedro 4:7.

PARA MEMORIZAR: “Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste” (Juan 17:20, 21).

SEA LO QUE FUERE QUE HAGAMOS en la obra por las almas, cualquiera que sea el programa evangelizador que preparemos, hemos de orar fervientemente por aquellos que procuramos alcanzar. Esto es el centro de lo que significa ser un cristiano; más aun, un hacedor de discípulos. ¡Qué cambios poderosos pueden ocurrir si la oración ferviente y constante está en el centro de nuestra metodología al procurar hacer y retener discípulos! “Que los obreros se aferren de las promesas de Dios, diciendo: ‘Tú has prometido, “pedid, y recibiréis”. Debo convertir a esta alma a Jesucristo’. Pedid oración por las almas por quienes trabajáis; presentadlas delante de la iglesia como objetivos por los cuales suplicar. […] Elegid diariamente otra y aun otra alma, buscando dirección de Dios, colocando todo delante de él en oración ferviente y obrando en sabiduría divina” (El ministerio médico, pp. 323, 324).

SABADO – DOMINGO – LUNES – MARTES – MIERCOLES – JUEVES – VIERNES 

PARA MEDITAR Y ESTUDIAR: Lee “Una obra de reforma”, Joyas de
los testimonios, tomo 3, pp. 344, 345; y “Por medio de esfuerzos personales y fe viviente”, El ministerio médico, pp. 323, 324. “El que no hace nada más que orar dejará de hacerlo pronto o sus oraciones llegarán a ser una rutina formal. Cuando los hombres se alejan de la vida social, de la esfera del deber cristiano y de la obligación de llevar su cruz; cuando dejan de trabajar ardientemente por el Maestro, que trabajaba con ardor por ellos, pierden lo esencial de la oración y no tienen ya estímulo para la devoción. Sus oraciones llegan a ser personales y egoístas. No pueden orar por las necesidades de la humanidad o la extensión del Reino de Cristo, ni pedir fuerza con que trabajar” (El camino a Cristo, p.101).

Para Descargar Leccion y Otras Recursos Haga Clic Abajo:

Sigenos En FB: Aqui

Para Adultos: Aqui

Auxiliar Para Maestros Aqui

Libro Complementario Aqui

Elena G White Aqui

Para Primarios: Aqui

Para Infantes: Aqui

Para Cuna Aqui

Leccion Jovenes Aqui

Leccion Universitario Aqui

Leccion Intermediarios Aqui

Informe Misionero Niños: Aqui

Informe Misionero Adultos Aqui

Leccion Por Alejandro Bullon Videos Aqui


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: