Posteado por: Lilliam A Garcia | febrero 3, 2013

Mi Escuela Sabatica presenta Leccion 6. La creación y la caída. Por Marlon

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANAGénesis 3:1-15; Mateo 4:3-10; Colosenses 2:20-23; Juan 3:17; Apocalipsis 14:6, 7.

PARA MEMORIZAR: “Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; esta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar” (Gén. 3:15).

UN CÓMICO SOLÍA REPRESENTAR a una mujer llamada Geraldine. En un monólogo, ella era la esposa de un pastor y había vuelto de compras con un vestido muy costoso. Su esposo (también representado por el mismo comediante) se enojó. Geraldine le gritó como respuesta: “¡El diablo me hizo comprar este vestido! Yo no lo quería comprar, pero él me siguió molestando”. Se supone que ese diálogo es divertido. Pero nuestro mundo y el mal que hay en él muestran que Satanás no es asunto de risa. Para algunos, la idea del diablo es una antigua superstición que no tiene por qué ser tomada en serio. Sin embargo, la Escritura es inequívoca: aunque Satanás
es un enemigo vencido (Apoc. 12:12; 1 Juan 3:8), él está aquí en la tierra, decidido a generar en la creación de Dios tanto desastre y destrucción como le sea posible. Esta semana consideraremos el ataque original de Satanás y lo que podemos aprender de él, de modo que, mientras somos asaltados por él, podamos reclamar la victoria que es nuestra en Cristo.

Sabado – Domingo – Lunes Martes – Miercoles – Jueves – Viernes

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: “Dios dio a nuestros primeros padres el alimento que él había establecido que la raza humana debía consumir. Era contrario a su plan que se quitara la vida a ningún ser viviente. No había de haber muerte en el Edén” (CPI 410). “Satanás representa la divina ley de amor como una ley de egoísmo. Declara que nos es imposible obedecer sus preceptos. Imputa al Creador la caída de nuestros primeros padres, con toda la miseria que ha provocado, e induce a los hombres a considerar a Dios como autor del pecado, del sufrimiento y de la muerte. Jesús había de desenmascarar este engaño” (DTG 15). “Sin embargo, el hombre no fue abandonado a los resultados del mal que había escogido. En la sentencia pronunciada contra Satanás, se insinuó la redención. […] Esta sentencia pronunciada a oídos de nuestros primeros padres fue para ellos una promesa. Antes de que oyesen hablar de los espinos y los cardos, del trabajo rudo y del dolor que les habían de tocar en suerte, o del polvo al cual habrían de volver, oyeron palabras que no podían dejar de infundirles esperanza. Todo lo que se había perdido al ceder a las insinuaciones de Satanás se podía recuperar por medio de Cristo” (Ed 27).

Para Descargar Leccion y Otras Recursos Haga Clic Abajo:

Sigenos En FB: Aqui

Para Adultos: Aqui

Auxiliar Para Maestros Aqui

Libro Complementario Aqui

Elena G White Aqui

Para Primarios: Aqui

Para Infantes: Aqui

Para Cuna Aqui

Leccion Jovenes Aqui

Leccion Universitaria Aqui

Leccion Intermediarios Aqui

Leccion de Adolecentes Aqui

Informe Misionero Niños: Aqui

Informe Misionero Adultos Aqui

Auxiliar para Directores Escuela sabatica Aqui

Leccion Por Alejandro Bullon Videos Aqui

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: