Posteado por: Lilliam A Garcia | enero 11, 2011

LECCIÓN 3: El Estrés Para el 15 de enero de 2011

El estrés

Sábado 8 de enero¯
LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: 1 Reyes 17:2-4, 15, 16; 19:1, 2; Marcos 6:31-34; Gálatas 6:2; Juan 15:13.
PARA MEMORIZAR:
“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descan-sar” (Mateo 11:28)

EL ESTRÉS AFECTA A TODOS. Las demandas del trabajo, las crisis de familia, la culpa, la incertidumbre acerca del futuro, la insatisfacción con el pasado: todo esto es difícil. Junto con los eventos generales de la vi-da, puede poner suficiente presión sobre la gente, que afectará su salud física y mental. Los investigadores Thomas H. Holmes y Richard H. Rahe desarrollaron la “escala de reajuste social”, que enumera eventos de la vida con los valores correspondientes de estrés para cada uno: la muerte del cónyuge, 100; enfermedades personales, 53; cambio de residencia, 20; etc. Una persona que acumula 200 o más puntos en un tiempo dado tiene un 50% de probabilidad de enfermarse; si alguien acumula 300 puntos o más llegará a un momento de crisis. Se necesitan canti-dades moderadas de estrés para aumentar las realizaciones; pero, más allá de cierto punto, el estrés llega a ser un peligro para la salud. Jesús mostró, por precepto y por ejemplo, que buscar a Dios en un momento y en un lugar tranquilos es el mejor remedio para el estrés de la vida (Marcos 6:31). Si se lo permitimos, Dios nos ayudará a tratar con las presiones que son parte inevitable de la vida aquí.

 

Escuche Mi Escuela Sabatica En Audio

Descargar

 

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: “Completamente agotado, [Elías] se sentó a descansar bajo un enebro. Sentado allí, rogó que se lo dejase morir. […] Fugitivo, alejado de las moradas de los hombres, con el ánimo abrumado por una amarga desilusión, deseaba no volver a ver rostro hu-mano alguno. […] A todos nos tocan a veces momentos de intensa de-silusión y profundo desaliento, días en que nos embarga la tristeza y es difícil creer que Dios sigue siendo el bondadoso benefactor de sus hijos terrenales; días en que las dificultades acosan el alma, en que la muerte parece preferible a la vida. Entonces es cuando muchos pierden su con-fianza en Dios, y caen en la esclavitud de la duda y la servidumbre de la incredulidad. Si en tales momentos pudiésemos discernir con percepción espiritual el significado de las providencias de Dios, veríamos ángeles que procuran salvarnos de nosotros mismos y luchan para asentar nuestros pies en un fundamento más firme que las colinas eternas; y nuestro ser se compenetraría de una nueva fe y una nueva vida” (Profetas y reyes, p. 119).

Anuncios

Responses

  1. A todos nos tocan a veces momentos de intensa de-silusión y profundo desaliento, días en que nos embarga la tristeza y es difícil creer que Dios sigue siendo el bondadoso benefactor de sus hijos terrenales; días en que las dificultades acosan el alma, en que la muerte parece preferible a la vida. Entonces es cuando muchos pierden su con-fianza en Dios, y caen en la esclavitud de la duda y la servidumbre de la incredulidad. Si en tales momentos pudiésemos discernir con percepción espiritual el significado de las providencias de Dios, veríamos ángeles que procuran salvarnos de nosotros mismos y luchan para asentar nuestros pies en un fundamento más firme que las colinas eternas; y nuestro ser se compenetraría de una nueva fe y una nueva vida


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: