Posteado por: Lilliam A Garcia | septiembre 17, 2010

El Amor Y La Ley Leccion Para Adultos

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Romanos 12-13.
AUNQUE PAbLO QUERíA cambiarles a los romanos sus falsas ideas
acerca de la ley, también llama a todos los cristianos a una obediencia
más elevada, que viene solo por un cambio en el corazón y en la mente
mediante el poder de Dios.
En Romanos no hay indicios de que esta obediencia sea automática.
El cristiano necesita conocer cuáles son los requerimientos: debe desear
obedecer esos requerimientos; y debe buscar el poder divino, sin el cual
esa obediencia es imposible.
Esto significa que las obras son parte de la fe cristiana. Pablo nunca
quiso menospreciar las obras; en los capítulos 13 al 15 les da un fuerte
énfasis. Sin embargo, no niega la justificación por la fe; al contrario, las
obras son la verdadera expresión de una vida de fe. Se podría alegar que,
por la revelación que trajo Jesús, los requerimientos del Nuevo Testamento
son más difíciles que los del Antiguo. Los creyentes recibieron
el ejemplo de Jesucristo. Él es el único modelo. “Haya, pues, en vosotros
este sentir que hubo también en” –no en Moisés, o Daniel, o David, o
Salomón, o Enoc, o Débora– sino “en Cristo Jesús” (Fil. 2:5).
La norma no es –ni puede– ser más elevada que esa.
saCRIFICIO vIvO
Con el capítulo 11 termina la parte doctrinal de Romanos. Los capítulos
12 al 16 presentan instrucciones prácticas y notas personales. Pero
estos capítulos son sumamente importantes, porque muestran cómo ha
de vivirse la vida de fe.
La fe no es un sustituto de la obediencia, como si la fe anulara nuestra
obligación de obedecer al Señor. Los preceptos morales son todavía
válidos; en el Nuevo Testamento se los explica, y aun se los amplifica. Y
tampoco hay indicación de que será fácil para el cristiano ajustar su vida a
estos preceptos. Por el contrario, se nos dice que a veces podría ser difícil,
ya que la batalla con el yo y con el pecado es siempre dura (1 Ped. 4:1).
Al cristiano se le promete poder divino y se le asegura que la victoria
es posible, pero todavía estamos en el mundo del enemigo y tendremos
muchas batallas contra la tentación. La buena noticia es que si fallamos
no somos desechados, porque tenemos un Sumo Sacerdote que intercede
en nuestro favor (Heb. 7:25).
Lee Romanos 12:1. ¿Cómo revela esta analogía la manera en que
hemos de vivir como cristianos? ¿De qué modo Romanos 12:2 se adecua
a esto?
______________________________________________________________
______________________________________________________________
En Romanos 12:1, Pablo alude a los sacrificios del Antiguo Testamento.
Así como en la antigüedad los animales eran sacrificados a Dios,
los cristianos ahora deben ceder sus cuerpos a Dios, no para ser muertos,
sino como sacrificios vivos a su servicio.
En el antiguo Israel, cada ofrenda que se traía como sacrificio era cuidadosamente
examinada. Si se descubría cualquier defecto en el animal,
era rechazado porque las ofrendas debían ser sin tacha. A los cristianos se
les pide que presenten sus cuerpos como “un sacrificio vivo, santo, agradable
a Dios”. Para hacer esto, todos sus poderes deben ser conservados en
la mejor condición posible. Aunque ninguno de nosotros está sin tacha,
el punto es que debemos procurar vivir tan sin mancha y tan fielmente
como podamos.
siempre es fácil encontrar excusas para nuestros pecados y faltas,
¿verdad? ¿Cuál es tu excusa común para caer en lo mismo una y otra
vez? ¿No será tiempo ya de dejar a un lado las excusas y pedir que
Dios cumpla sus promesas porque el poder de Dios es mayor que el
de tus excusas?
PENsaR EN sÍ MIsMO
Hemos hablado bastante este trimestre acerca de la perpetuidad de
la ley moral de Dios, y hemos enfatizado que el mensaje de Pablo en el
libro de Romanos no enseña que los Diez Mandamientos han sido anulados
o invalidados por la fe.
No obstante, es fácil entusiasmarse tanto con la letra de la ley que
nos olvidemos del espíritu que la respalda, y ese espíritu es el amor: amor
a Dios y amor los unos a los otros. Aunque cualquiera puede profesar
amor, revelar ese amor en la vida diaria es un asunto completamente
diferente.
Lee Romanos 12:3 al 21. ¿Cómo debemos revelar el amor a los otros?
______________________________________________________________
______________________________________________________________
Como en 1 Corintios 12 y 13, después de tratar con los dones del
Espíritu, Pablo exalta el amor. El amor (en griego, agápe) es el camino
más excelente. “Dios es amor” (1 Juan 4:8). O sea, el amor describe el
carácter de Dios. Amar es actuar hacia otros como Dios actúa, y tratarlos
como Dios los trata.
Pablo aquí muestra cómo ese amor debe expresarse en una manera
práctica. Surge un principio importante, y es la humildad personal, una
disposición para que cada uno “no tenga más alto concepto de sí que el
que debe tener” (Rom. 12:3); en cuanto a honra, “prefiriéndose los unos
a los otros” (vers. 10); y una disposición a no ser “sabios en vuestra propia
opinión” (ves. 16). Las palabras de Cristo acerca de sí mismo, “Llevad
mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de
corazón” (Mat. 11:29), captan la esencia de esto.
De todas las personas, los cristianos deberían ser los más humildes.
Después de todo, considera cuán impotentes somos, cuán caídos estamos,
cuán dependientes somos, no solo de la justicia desde fuera de nosotros
para la salvación, sino de un poder que obre en nosotros a fin de cambiarnos
de un modo que nunca podríamos hacerlo nosotros. ¿Qué tenemos
para jactarnos y para estar orgullosos? Nada. Partiendo de esta humildad
personal, no solo ante Dios, sino ante los demás, hemos de vivir como
Pablo nos amonesta en estos versículos.
lee Romanos 12:18. ¿Cuán bien estás aplicando esta amonestación
a tu propia vida ahora mismo? ¿Podrías estar necesitando algunos
ajustes de actitud a fin de hacer lo que la Palabra nos dice aquí?
RElaCIÓN CON El GObIERNO
Lee Romanos 13:1 al 7. ¿Qué principios básicos ves en estos
versículos acerca de cómo debemos relacionarnos con el poder del
gobierno civil?
______________________________________________________________
______________________________________________________________
Las palabras de Pablo son interesantes porque las escribió mientras
un imperio pagano regía el mundo; un imperio que podía ser increíblemente
brutal, que no conocía al verdadero Dios y que pronto perseguiría
a los que adoraran a ese Dios. Pablo fue martirizado por este gobierno. A
pesar de eso, Pablo abogaba que los cristianos fueran buenos ciudadanos,
aun bajo un gobierno como ese.
La idea de que necesitamos un gobierno se encuentra en toda la Biblia.
El principio del gobierno es ordenado por Dios. Los seres humanos
necesitan vivir en una comunidad con reglas, leyes y normas. La anarquía
no es un concepto bíblico.
Esto no significa que Dios apruebe todas las formas de gobierno o
cómo actúan estos. En la historia y en el mundo actual se pueden ver
algunos regímenes brutales. No obstante, aun en estas situaciones, los
cristianos deberían, tanto como sea posible, obedecer las leyes del país.
Los cristianos deben apoyar al gobierno mientras éste no esté en conflicto
con lo que Dios manda. Se debe considerar cuidadosamente, con mucha
oración y con el consejo de otros, antes de entrar en conflicto con los
poderes existentes. Sabemos por las profecías que un día todos los fieles
seguidores de Dios serán confrontados por los poderes políticos que controlan
al mundo (Apoc. 13). Hasta entonces, deberíamos hacer todo lo
que podamos para ser buenos ciudadanos en el país en que vivamos.
“Hemos de reconocer los gobiernos humanos como instituciones
ordenadas por Dios mismo, y enseñar la obediencia a ellos como un
deber sagrado, dentro de su legítima esfera. Pero cuando sus demandas
estén en pugna con las de Dios, hemos de obedecer a Dios antes que a
los hombres. […]
“No se nos pide que desafiemos a las autoridades. Nuestras palabras,
sean habladas o escritas, deben ser cuidadosamente examinadas, no sea
que por nuestras declaraciones parezcamos estar en contra de la ley y el
orden. No debemos decir ni hacer ninguna cosa que pudiera cerrarnos
innecesariamente el camino” (HAp 58).
RElaCIONEs CON OTROs
“No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros; porque el
que ama al prójimo, ha cumplido la ley” (Rom. 13:8). ¿Cómo hemos de
entender este texto? ¿Significa que, si amamos, no tenemos obligación
de obedecer la ley de Dios?
______________________________________________________________
______________________________________________________________
Como Jesús en el Sermón del Monte, Pablo amplifica los preceptos
de la ley: indica que el amor debe motivar todo lo que hacemos. Como
la ley es una transcripción del carácter de Dios, y Dios es amor, amar es
cumplir la ley. No obstante, Pablo no está sustituyendo los detallados
preceptos de la ley por alguna vaga norma de amor, como algunos cristianos
pretenden. La ley moral todavía es obligatoria, pues señala nuestro
pecado: y ¿quién negará la realidad del pecado? Sin embargo, la ley se
puede guardar solo en el contexto del amor. Recuerda: algunos de los que
condenaron a Cristo, luego corrieron a su casa ¡para guardar la ley!
¿Qué mandamientos citó Pablo como ejemplo para ilustrar el principio
del amor en la observancia de la ley? ¿Por qué esos mandamientos
en particular? Rom. 13:9, 10.
______________________________________________________________
______________________________________________________________
El amor no fue un nuevo principio. Al citar Levítico 19:18, “Amarás
a tu prójimo como a ti mismo”, Pablo mostró que el principio ya era parte
del Antiguo Testamento. Algunos alegan que Pablo enseña que solo los
mandamientos que menciona están en vigencia. ¿Significa que los cristianos
pueden deshonrar a sus padres, adorar ídolos y tener otros dioses
delante de Dios? Por supuesto que no.
Considera el contexto aquí. Se refiere al modo en que nos relacionamos
unos con otros. Su argumento no anula el resto de la ley. (Ver Hech.
15:20; 1 Tes. 1:9; 1 Juan 5:21.) Además, otros escritores del Nuevo Testamento
señalan que al amar a los otros mostramos que amamos a Dios
(Mat. 25:40; 1 Juan 4:20, 21).
Piensa acerca de tu relación con Dios y cómo eso se refleja en tus
relaciones con otros. ¿Cuán grande es el factor del amor en esas relaciones?
¿Cómo puedes aprender a amar a otros del modo que Dios
nos ama? ¿Qué te impide hacer precisamente eso?
PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: Lee “Una explicación de las primeras
declaraciones”, Mensajes selectos, t. 1, pp. 66-69; “La piedad práctica”, Joyas
de los testimonios, t. 2, pp. 211-213; “El tabernáculo y sus servicios”,
Patriarcas y profetas, pp. 364, 365; “La espiritualidad de la ley”, El discurso
maestro de Jesucristo, pp. 46-48; y “Nuestra actitud hacia las autoridades
civiles”, Testimonios para la iglesia, t. 6, pp. 394-397.
“En la Biblia se revela la voluntad de Dios. Las verdades de la Palabra
de Dios son la expresión del Altísimo. El que convierte esas verdades en
parte de su vida llega a ser en todo sentido una nueva criatura. No recibe
nuevas facultades mentales; en cambio, desaparecen las tinieblas que
debido a la ignorancia y el pecado entenebrecían su entendimiento. […]
Al cambio de corazón acompaña siempre una clara convicción del deber
cristiano y la comprensión de la verdad. El que con oración da atención
estricta a las Escrituras tendrá conceptos claros y juicios sanos, como si al
volverse hacia Dios hubiera alcanzado un plano superior de inteligencia”
(MeM 24).
“El Señor […] va a venir pronto, y debemos estar listos y aguardar
su aparición. ¡Oh, cuán glorioso será verle y recibir la bienvenida como
sus redimidos! Largo tiempo hemos aguardado; pero nuestra esperanza
no debe debilitarse. […] Nos estamos acercando al tiempo en que Cristo
vendrá con poder y grande gloria a llevar a sus redimidos a su hogar eterno”
(JT 3:257).
PREGUNTAS PARA DIALOGAR
1. En la clase, repasen la pregunta al final de la sección del jueves.
¿Cuáles fueron las respuestas que dieron los alumnos, y cómo las justificaron?
2. El tema de cómo hemos de ser buenos ciudadanos y buenos cristianos
puede ser muy complicado. Si alguien viniera y pidiera tu consejo
acerca de mantenerse firme por lo que cree que es la voluntad de Dios,
aun cuando eso lo pondría en conflicto con el Gobierno, ¿qué le dirías?
¿Qué principios debería seguir? ¿Por qué deberíamos seguir esto solo con
la máxima seriedad y consideración, y con mucha oración?
3. ¿Qué crees que es más difícil de hacer: adherirse estrictamente a
la letra de la ley o amar a Dios y amar a los demás incondicionalmente?
O ¿podrías alegar que esta pregunta presenta una falsa dicotomía? Si es
así, ¿por qué?

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: Lee “Una explicación de las primerasdeclaraciones”, Mensajes selectos, t. 1, pp. 66-69; “La piedad práctica”, Joyasde los testimonios, t. 2, pp. 211-213; “El tabernáculo y sus servicios”,Patriarcas y profetas, pp. 364, 365; “La espiritualidad de la ley”, El discursomaestro de Jesucristo, pp. 46-48; y “Nuestra actitud hacia las autoridadesciviles”, Testimonios para la iglesia, t. 6, pp. 394-397.“En la Biblia se revela la voluntad de Dios. Las verdades de la Palabrade Dios son la expresión del Altísimo. El que convierte esas verdades enparte de su vida llega a ser en todo sentido una nueva criatura. No recibenuevas facultades mentales; en cambio, desaparecen las tinieblas quedebido a la ignorancia y el pecado entenebrecían su entendimiento. […]Al cambio de corazón acompaña siempre una clara convicción del debercristiano y la comprensión de la verdad. El que con oración da atenciónestricta a las Escrituras tendrá conceptos claros y juicios sanos, como si alvolverse hacia Dios hubiera alcanzado un plano superior de inteligencia”(MeM 24).“El Señor […] va a venir pronto, y debemos estar listos y aguardarsu aparición. ¡Oh, cuán glorioso será verle y recibir la bienvenida comosus redimidos! Largo tiempo hemos aguardado; pero nuestra esperanzano debe debilitarse. […] Nos estamos acercando al tiempo en que Cristovendrá con poder y grande gloria a llevar a sus redimidos a su hogar eterno”(JT 3:257).PREGUNTAS PARA DIALOGAR1. En la clase, repasen la pregunta al final de la sección del jueves.¿Cuáles fueron las respuestas que dieron los alumnos, y cómo las justificaron?2. El tema de cómo hemos de ser buenos ciudadanos y buenos cristianospuede ser muy complicado. Si alguien viniera y pidiera tu consejoacerca de mantenerse firme por lo que cree que es la voluntad de Dios,aun cuando eso lo pondría en conflicto con el Gobierno, ¿qué le dirías?¿Qué principios debería seguir? ¿Por qué deberíamos seguir esto solo conla máxima seriedad y consideración, y con mucha oración?3. ¿Qué crees que es más difícil de hacer: adherirse estrictamente ala letra de la ley o amar a Dios y amar a los demás incondicionalmente?O ¿podrías alegar que esta pregunta presenta una falsa dicotomía? Si esasí, ¿por qué?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: