Posteado por: Lilliam A Garcia | agosto 17, 2010

Lección 8 La ley y el hombre de Romanos 7 Libro Auxiliar

Lección 8

La ley y el hombre de Romanos 7

¿Ha  oído alguna vez un sermón que incluyera una poderosa ilustración, una historia tan fuerte que mucho tiempo después de haber olvidado de qué trataba el sermón, y tal vez quién lo predicó, todavía recuerda la historia? Los relatos y las ilus traciones tienen el poder de permanecer en la memoria como ninguna otra cosa.
Pablo era un predicador, un buen predicador. Como todos los bue nos predicadores, él usaba ilustraciones. En Romanos 6 usó dos: el bau tismo y la esclavitud. Pero su tema no era ni el bautismo ni la esclavitud. Más bien era la pregunta de si los cristianos que están bajo la gracia debían seguir pecando. Pero usó el bautismo y la esclavitud para ilustrar su respuesta:”¡Absolutamente no!”
En Romanos 7 Pablo pasa a un tema nuevo –la ley– y él usa no dos sino tres ilustraciones para destacar su punto. Pero las ilustraciones son tan interesantes que muchos comentadores concentraron su atención en ellas, en vez de hacerlo sobre el punto que Pablo estaba presentan do. En realidad, las ilustraciones son tan fuertes por sí mismas que es fácil olvidar de qué trata realmente el capítulo. Es acerca de la ley, y las tres ilustraciones son el matrimonio, el décimo mandamiento y la lucha personal de uno que quiere hacer lo bueno pero termina haciendo el mal. Al considerar estas ilustraciones es importante que mantengamos nuestro enfoque en el tema –la ley– y que observemos qué nos enseña acerca de la ley cada una de las ilustraciones.
¿Por qué Pablo necesita hablar acerca de la ley en este momento? Alguien que ha leído la carta a los Romanos hasta aquí no podría ser culpado de estar un poco confundido acerca de la ley. Pablo nos ha di cho que somos salvados “aparte de la ley” (Romanos 3:21). Pero también ha dicho que no abolimos la ley por la fe; más bien, la fortalecemos (vers. 31). Acaba de usar un capítulo para mostrar que ya no estamos bajo la ley, pero también nos dijo que esto no significa que podemos pecar y violar la ley. ¿Cómo entendemos todo esto?
Al comienzo podemos encontrar que lo que Pablo dice acerca de la ley en este capítulo es un poco confuso. Por un lado, la ley parece ser un delincuente amenazador. Considere lo que hace:

  1. Actúa haciendo surgir pasiones pecaminosas (Romanos 7:5).
  2. Revela el pecado (versículo 7).
  3. Impulsa el pecado (versículo 8).
  4. Incluso lleva a la muerte (versículo 10).

Esto suena como que todo estaría bien si pudiéramos eliminar a esa miserable ley. Pero, por otro lado, Pablo también dice acerca de la ley:

  1. Es santa, justa y buena (versículo 12).
  2. Es espiritual (versículo 14).

Las tres ilustraciones de Pablo nos ayudarán a ver cómo la ley pue de ser peligrosa y buena, amenazante y necesaria, todo al mismo tiem po. A su modo, cada ilustración mostrará que el problema de Pablo con la ley no es con el contenido de la ley. Su problema es con el mal uso de la ley. La gente usa mal la ley de dos maneras principales. 1) Intentan depender de la ley, en vez de depender de Dios, para la salvación. 2) Y también consideran la ley de un modo que divide a la gente y excluye a algunos de ellos de la esfera de la gracia de Dios.
La ilustración del matrimonio (Romanos 7:1-6)
Pablo dice que todos sabemos que cuando una mujer se casa con un hombre, queda vinculada a ese hombre por la ley del matrimonio mientras ambos vivan. Si ella viviera con otro hombre mientras el espo so vive, estaría cometiendo adulterio. Pero si su esposo muere, la situa ción cambia completamente. Ella queda libre para casarse con cualquier hombre que ella elija. La muerte elimina la obligación de la ley del ma trimonio.
¿Qué tiene que ver este hecho obvio con la ley? Pablo dijo en Ro manos 6:11 que como cristianos hemos muerto al pecado. Ahora añade que hemos muerto a la ley. Estábamos casados con la ley, pero ahora que hemos muerto a ella estamos libres para casarnos con otro. Estamos libres para casarnos con Cristo y vivir con él. De esta manera, Pablo está con trastando dos modos de vida. En uno amamos de acuerdo con la ley; en el otro morimos a la ley y vivimos en el Espíritu con Cristo. En uno vivimos de acuerdo con la “carne”, en el otro vivimos de acuerdo con el Espíritu.
¿Cuál es la diferencia entre estos dos modos de vida? En el primero llevamos frutos para muerte. ¿Por qué? Porque vivimos de acuerdo con la “carne”. Pablo usa este término 23 veces en Romanos: 3 veces en este capítulo y 10 veces en Romanos 8. La Nueva Versión Internacional tra duce generalmente esta palabra con la frase “naturaleza pecaminosa”. Para Pablo, “carne” no es sencillamente la existencia material o corporal, ni es una parte identificable de todo el ser humano. Más bien, es toda la persona humana sujeta a la ley del pecado y la muerte. Con este tér mino, Pablo señala a los seres humanos en su mortalidad y tendencia a responder al pecado. La vida de esclavitud al pecado es una vida en la carne. Además, en este modo de vida la ley es un código escrito externo. En otras palabras, yo guardo la ley porque tengo que hacerlo. La ley dice: “No hurtarás”, de modo que no robo. La ley es algo que está fuera de mí y que me ordena vivir de cierta manera.
Para Pablo, no robar es algo bueno. Pero cuando la ley es sencilla mente un código externo, no tenemos poder para vencer el deseo de robar. No querer robar es una cosa aún mejor que no robar. Cuando vivimos la vida nueva de estar casados con Cristo y vivir por el Espíritu más bien que por un código escrito, tenemos un poder nuevo y una nueva dirección para nuestra vida. Llegamos a estar en armonía con la ley y llevamos frutos para Dios. Note este resumen de las diferencias entre los dos modos de vida tal como aparecen en Romanos 7:5 y 6:

El antiguo modo de vivir El nuevo modo de vivir
Estamos casados con la ley. Estamos casados con Cristo.
Estamos controlados por la carne El trajo la justificación.
La ley es un código escrito externo. La ley es interna por causa del Espíritu.
Llevamos frutos para muerte. Llevamos frutos para Dios.

La diferencia entre estos dos modos de vivir no es que una incluya la ley y la otra la excluya. La diferencia está en el papel que desempeña la ley y dónde se encuentra en relación con nuestra vida. En el modo antiguo de vivir esperamos que la ley nos salve, pero no puede hacerlo. Podemos tratar de guardarla, pero terminamos fracasando porque esta mos controlados por la carne, y la ley no puede superar ese control. En el modo nuevo de vivir, Cristo nos salva. Él tiene poder para quebrar el control de la carne. Nos envía su Espíritu para vivir en nuestra vida y la ley es internalizada en nosotros, porque el Espíritu que vive en nosotros nos guía de acuerdo con los valores de la ley.
Así que la primera ilustración acerca de la ley nos muestra que el problema no es con la ley sino con el papel que desempeña la ley en nuestra vida.
La ilustración del décimo mandamiento (Romanos 7:7-13)
La segunda ilustración revela el mismo punto básico y de una ma nera que puede ser más fácil comprender. En la primera ilustración Pa blo pone al pecado y la ley tan cerca el uno de la otra que podríamos llegar a la idea de que son la misma cosa. Así que Pablo pregunta: “¿La ley es pecado?” (versículo 7). Su respuesta es otra vez:”¡Absolutamente no!” La ley revela el pecado. Pero hace algo más. También ayuda a producir pecado, o por lo menos sirve como un catalizador del pecado.
Para mostrar lo que quiere decir, Pablo considera el décimo mandamiento: “No codiciarás” (Éxodo 20:17). Él dice que no hubiera conocido lo que significa “codiciar” “si no fuera por la ley” que le dice que no codicie (Romanos 7:7). De modo que la ley reveló su codicia. Pero hizo más todavía. Cuando la ley dice:”No codiciarás”, la reacción natural de Pablo es co diciar. Así que la ley realmente promueve la codicia.
Cuando mi hijo era muy pequeño (ahora ya es grande y tiene su propio hijo), nos gustaba un juego. Yo le decía: “Larry, voy a contar hasta diez y no quiero que te rías mientras estoy contando”. En ese momento él ponía una cara muy decidida a no reírse hasta que yo llegara a diez. Luego yo comenzaba a contar: “Uno… dos…” Cuando llegaba a tres, la mirada decidida se estaba convirtiendo en una sonrisa, y cuando llega ba como al cinco, se estaba riendo con tantas ganas que apenas podía mantenerse en pie. Cuando no estábamos jugando ese juego, él podía pasar fácilmente diez segundos sin reírse. Pero cuando fijaba su aten ción en no reírse, era impotente para abstenerse de reír.
Así es como Pablo ve el décimo mandamiento. Cuando la ley dice: “No codiciarás”, él se encuentra codiciando aún más. La ley pone la idea de codiciar en su mente, y una vez que está allí, no puede refrenar se. Es como si le dijera a usted que no piense en un perro azul. ¿Acerca de qué piensa de inmediato? Una vez que puse esa idea en su mente, usted no puede refrenarse.
Ahora bien, el décimo mandamiento actúa especialmente bien para esta ilustración, ya que trata de los motivos, no sólo las acciones. Una cosa es no robar, pero es mucho más difícil evitar el deseo de poseer cosas que pertenecen a otra persona. Por supuesto, uno podría llegar a la conclusión de que la ley es terrible porque provoca el pecado. Pero, otra vez, Pablo no tiene problema con el contenido de la ley. Él puede decir que la ley “es santa, y el mandamiento santo, justo y bueno” (7:12).
El problema no es con la ley. El problema es con el pecado, que Pablo ve como un poder que controla. Y no sólo nos provoca hacer una mala de cisión ocasional. Es, como vimos en Romanos 6, un poder que esclaviza y conduce a la muerte. El pecado es tan poderoso que puede usar la ley para su propia ventaja. Se apodera de la ley y produce aún más pecado.
¡Pero lo que el pecado hace con la ley no es por culpa de la ley! La última de las tres ilustraciones presenta el punto aún más claramente, y muestra de quién es realmente la culpa.
La ilustración del dilema humano (Romanos 7:14-25)
En esta ilustración Pablo señala intensamente el dilema humano que todos hemos sentido. Nos encontramos haciendo lo que no que remos hacer, y no hacemos lo que queremos hacer. ¿Habrá alguien que no se identifique con las siguientes palabras seleccionadas de Romanos 7:15 al 24?
“Porque lo que hago, no lo entiendo; pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco, eso hago… porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo. Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago… Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley: que el mal está en mí. Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios; pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros. ¡Miserable de mí! ¿Quién librará de este cuerpo de muerte?”
¿Quién es el “yo” que habla en este pasaje poderoso? Los comen tadores han hecho muchas sugerencias. Algunos ven que las palabras de Pablo son autobiográficas, pero entonces debaten sobre cuál fue el momento del cual ellas proceden. Otros ven el “yo” como un tipo o un símbolo, pero debaten acerca de lo que representa. Algunos ven el pasa je como un ejemplo de la vida cristiana mientras crecemos y queremos mejorar, pero encontramos que crecemos a una velocidad mucho me nor de lo que quisiéramos. Otros dicen que ese centrarse en sí mismo no podría venir de un cristiano, sino que más bien representa la vida precristiana. No obstante, otros son más específicos y ven a esa persona como que ha llegado a la convicción acerca de la ley, pero todavía no han encontrado a Cristo y están tratando de vivir la vida cristiana por sus propios medios.
¿Hay alguna manera de saber de quién está hablando Pablo real mente?
Bien puede ser que si Pablo escuchara todas esas posiciones, sen cillamente se riera y dijese:”No están acertando en el centro”. Pablo no está tratando de hablar acerca del dilema humano en algún punto de la experiencia de una persona. Está hablando acerca de la ley, y el dilema humano es meramente una ilustración. Esto se puede ver en Romanos 7:20, donde Pablo dice:”Si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí”.
Lo que Pablo quiere transmitir es que hay una brecha entre lo que quiero hacer y lo que realmente hago; entre lo que queremos ser y lo que somos. Es probable que experimentemos esa brecha hasta cierto punto en cada etapa de la vida. La misma existencia de esta brecha muestra que el problema no es la ley, porque al querer ser una persona mejor y desear vivir de acuerdo con la ley, yo afirmo el contenido. El problema no es con la ley sino con la naturaleza pecaminosa –lo que Pablo llama la “carne”– que me impide hacer lo que quiero hacer. Recuerde, el tema no es el dilema humano, sino la ley. El hecho de que hay un dilema hu mano –de que no vivimos a la altura de nuestros ideales– muestra que tenemos un problema. El problema no es la ley, ¡somos nosotros!
Así que la respuesta de Pablo no es eliminar la ley. Tampoco es pecar y violar la ley. La respuesta debe ser algo que venga de fuera de nosotros mismos y es más poderoso que el pecado que vive en nosotros y continuamente nos desvía de nuestro rumbo. La respuesta, por tanto, puede ser sólo la gracia de Dios, que proviene de fuera de nosotros para quebrar el poder del pecado y la muerte. Pablo afirma esta respuesta al final del capítulo 7:”¿Quién me librará de este cuerpo de muerte? Gra cias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro” (versículos 24, 25). Aunque él declara aquí su respuesta, no la explica hasta que llegamos a Romanos 8. Allí él bosqueja la diferencia entre la vida en la carne y la vida en el Espíritu.
Las tres ilustraciones de Pablo en este capítulo presentan el mismo punto: El pecado plantea un problema que no podemos superar. La ley no resuelve el problema. No puede salvarnos; nunca tuvo la intención de salvarnos. De hecho, realmente puede hacer que el problema del pecado sea peor. Sólo la intervención gratuita de Dios por medio de Jesucristo puede resolver el problema. Sólo él puede salvar. Pero esto no significa que la ley sea mala o que deba ser ignorada.
A este respecto Pablo es muy diferente de sus colegas judíos de sus días. Aunque la Mishnah, las enseñanzas codificadas de los rabíes, no fueron puestas por escrito hasta unos 150 años después del tiempo de Pablo, representa una larga tradición oral. En ella los rabíes enseñaban que Dios había creado una “inclinación al mal” en los seres humanos llamada yetzer hará. Este yetzer hará tenía alguna similitud con lo que llamaríamos “ego”, y por tanto servía a un buen propósito al motivar a las personas. Pero también las tentaba al mal. La ley era el antídoto que contenía al yetzer hará. En un pasaje, Dios, de acuerdo con los rabíes, dice: “Yo creé dentro de ustedes el yetzer hará, pero creé la Ley como una droga. Mientras se ocupen de la Ley, el yetzer hará no los dominará. Pero si no se ocupan con la Torah, entonces serán entregados al poder del yetzer hará, y toda esa actividad será en contra de ustedes”. 
Para estos rabíes la ley era la solución del problema del yetzer hará que vive en los seres humanos. Para Pablo, el poder del pecado es mu cho más penetrante y persistente que el yetzer hará. Por muy santa, justa y buena que sea la ley, concentrarse en ella no eliminará el problema. Sólo Cristo puede hacer eso. En el capítulo siguiente veremos de qué modo lo hace.

Kiddushin 30b, citado en C. K. Barrete, ed., The New Testament Background: Selected Documents (Nueva York: Harper and Row, 1961), p. 153.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: