Posteado por: Lilliam A Garcia | mayo 31, 2010

Lección 10: Integridad: totalidad y santidad Edición para Maestros

El sábado enseñaré…

Texto Clave: 1 Corintios 6:19, 20.

Enseña a tu clase a:

Saber cuáles son los límites que proporciona la Escritura para nuestra conciencia al sostener una integridad piadosa y la pureza sexual.

Sentir nuestra necesidad de confiar en la gracia y el poder de Dios a fin de escapar de transigir con el mal y degradarnos.

Hacer que honremos a Dios en nuestros cuerpos.

Bosquejo de la Lección
  1. Saber: Como la brújula al polo
    1. ¿Cómo podemos tener una conciencia que se aferra firmemente a la integridad? ¿Cómo afrontaron las tentaciones y escaparon del mal Jesús y otros personajes bíblicos?
    2. “Escrito está” es el fundamento de nuestras creencias. ¿De qué modo tener una experiencia fresca y permanente con la Palabra de Dios es una salvaguardia para nuestra conciencia?
  2. Sentir: Gracia para huir de la tentación
    1. Uno puede llegar a comprometerse en etapas tan sencillas que pueden ser difíciles de detectar a menos que mantengamos nuestros ojos llenos con la visión de Dios para nosotros. ¿Cómo podemos estar llenos de la plenitud de Dios?
    2. ¿Cómo podemos ofrecer a Dios nuestras voluntades, de modo que su voluntad pueda operar en nuestras vidas?
  3. Hacer: Nuestro cuerpo, un templo
    1. Siendo que nuestros cuerpos no nos pertenecen porque fueron comprados por un elevado precio, ¿cómo honramos a Dios en nuestros cuerpos?
    2. ¿Cómo honramos a Dios con nuestra sexualidad?
    3. ¿Cómo honramos a Dios con otras elecciones en nuestro estilo de vida?

      ResumenLas leyes de Dios que regulan las prácticas saludables de un estilo de vida están diseñadas para proteger nuestra pureza sexual y mental. Seguir estas leyes ayuda a condicionar nuestros cuerpos y mentes para el pensamiento claro y la comunión con Dios.

      CICLO DE APRENDIZAJEConcepto clave para el crecimiento espiritual: Una vida de integridad fomenta una salud total.

      PASO 1: ¡Motiva!Solo para los maestros: Enfatiza en la clase que la meta del estudio de esta semana es comprender el impacto de la integridad sobre la salud.

      Cuando Dios creó a los seres humanos, unió el espíritu y el polvo de la tierra para formar la vida. Por naturaleza fuimos creados como seres físicos, espirituales, emocionales y mentales. Todo lo que afecta un aspecto afecta también los otros. Los que aspiran a tener buena salud física no pueden lograr el beneficio máximo de sus esfuerzos si ignoran lo mental y lo espiritual. Igual de cierto es que aquellos que valoran la integridad espiritual deben prestar cuidadosa atención a lo físico. La integridad moral, el sentido de vivir una vida correcta, tiene un tremendo impacto sobre todo aspecto de la salud.

      Actividad: Use titulares de noticias recientes para comenzar la discusión acerca de la integridad. Este análisis puede involucrar la integridad moral, la estructural o ambas. Lo siguiente son ejemplos de la clase de cosas que podemos buscar en los titulares actuales: 1) El colapso de un puente carretero; 2) las fatalidades producidas en un terremoto por construcciones defectuosas hechas por contratistas fraudulentos.

    PASO 2: ¡Explora!Solo para los maestros: Pequeñas grietas pueden conducir a grandes desastres en las construcciones. Grandes puertas se abren con bisagras pequeñas; pero hay un problema grande si ellas fallan. Planes complejos de defensa nacional pueden verse comprometidos por un espía. Cuidar las cosas pequeñas es importante para mantener la integridad.

    Comentario de la Biblia

    I. Jesús y la integridad

    (Repasa, con tu clase, Mat. 4:1-11).

    Satanás le ofreció a Jesús buenas razones para hacer cosas malas: 1) demuestra que tú eres el Hijo de Dios; 2) dale a Dios la oportunidad de demostrar su poder salvándote; y 3) evita los problemas y el dolor de salvar al mundo aceptando este camino más fácil. Sin embargo, cada oferta requería que Jesús comprometiera su integridad. Aun cuando Satanás cubrió de azúcar la oferta citando las Escrituras, Jesús no mordió el anzuelo. Jesús pudo haber cedido excusando su fracaso por el hambre o alguna otra cosa. A menudo tendemos a excusar nuestras limitaciones.

    También tendemos a excusar nuestras fallas morales, echando la culpa a otros o a circunstancias específicas: “si papá no me hubiese tratado de ese modo”, o “crecí en un gueto, e hice lo que todos estaban haciendo”, o “nunca habría hecho eso si hubiera estado sobrio”, o “yo no lo hice. Estaba en el lugar equivocado en el momento equivocado”. Si hubo alguna vez una persona que podría haber dado excusas por su falla moral en circunstancias deprimentes, fue José. En lugar de ello vemos en Génesis 39:6 al 12 el registro de un joven que se sobrepuso al rechazo de la familia, al secuestro y a la esclavitud, para dejar a la posteridad un ejemplo brillante de integridad sexual.

    Aunque la tentación para hacer lo malo pueda ser fuerte, la tentación más fuerte a menudo es omitir algo bueno. Pablo no confrontó a Pedro porque él hubiera hecho afirmaciones despectivas acerca de los griegos; en cambio, Pedro sencillamente encontró que no era conveniente comer con ellos. Él podría haber excusado su paso en falso por su llamado a predicar a los judíos y decir que Pablo debía trabajar para los griegos. Racionaliza sus actos como quieras, pero al fin del día Pedro había comprometido su integridad al omitir lo bueno. Contrasta este incidente con la historia de Daniel (Dan. 6:1-10). Daniel pudo haber cambiado su vida de oración: orar privadamente durante un mes, o estar muy ocupado durante ese breve período, o salir de viaje para dificultar que lo observaran. Habría sido una breve omisión, no un arreglo permanente. Sin embargo, Daniel rehusó comprometer su testimonio siquiera por un día y estuvo dispuesto a morir por sus convicciones. También él dejó un legado de integridad.

    Considera: ¿Por qué Satanás no tuvo éxito en hacer que Jesús cediera? Siendo que nosotros a menudo somos tentados a crear buenas razones para hacer cosas incorrectas, ¿de qué modo el ejemplo de Jesús nos ayuda a discernir los engaños de Satanás? ¿Qué herramientas empleó Jesús para fortalecer su integridad contra el ataque de Satanás? Los colapsos morales y estructurales casi siempre son precedidos por la erosión. Lo que originalmente era sólido gradualmente se debilita por el desgaste diario. ¿De qué modo Jesús se protegió contra esa erosión?

    II.  Practiquemos lo que creemos

    (Repasa, con tu clase, Rom. 12:1 y 2).

    La integridad del culto cristiano está incrustada en este pasaje. Los cristianos han de presentar sus cuerpos (físicos) a Dios como un sacrificio vivo (espiritual), que es un culto racional (mental). La palabra griega logikén, de la cual en castellano se derivan palabras como lógica, parece bien traducida como “racional”. El pasaje dice apropiadamente: “Por lo tanto, los animo hermanos, por las misericordias de Dios, que ofrezcan sus cuerpos como un sacrificio vivo, santo y agradable a Dios, lo cual es el culto racional que ustedes le brindan”. La base de Pablo para esta renovación de cuerpo, espíritu y mente es el Cristo viviente cuyo poder es el único que transforma.

    Considera: ¿Cómo podría debilitarse nuestro testimonio, si nuestra profesión verbal no está en armonía con las elecciones que hacemos en nuestra vida? ¿Por qué crees que Santiago afirmó que era más importante “hacer” que meramente “oír” la Palabra de Dios? (Ver Sant. 1:22.) ¿Qué puede suceder si nuestro asentimiento mental a la verdad no es complementado por la sumisión física y espiritual a la voluntad de Dios?

    1. PASO 1: ¡Motiva!Solo para los maestros: Enfatiza en la clase que la meta del estudio de esta semana es comprender el impacto de la integridad sobre la salud.

      Cuando Dios creó a los seres humanos, unió el espíritu y el polvo de la tierra para formar la vida. Por naturaleza fuimos creados como seres físicos, espirituales, emocionales y mentales. Todo lo que afecta un aspecto afecta también los otros. Los que aspiran a tener buena salud física no pueden lograr el beneficio máximo de sus esfuerzos si ignoran lo mental y lo espiritual. Igual de cierto es que aquellos que valoran la integridad espiritual deben prestar cuidadosa atención a lo físico. La integridad moral, el sentido de vivir una vida correcta, tiene un tremendo impacto sobre todo aspecto de la salud.

      Actividad: Use titulares de noticias recientes para comenzar la discusión acerca de la integridad. Este análisis puede involucrar la integridad moral, la estructural o ambas. Lo siguiente son ejemplos de la clase de cosas que podemos buscar en los titulares actuales: 1) El colapso de un puente carretero; 2) las fatalidades producidas en un terremoto por construcciones defectuosas hechas por contratistas fraudulentos.

    PASO 2: ¡Explora!Solo para los maestros: Pequeñas grietas pueden conducir a grandes desastres en las construcciones. Grandes puertas se abren con bisagras pequeñas; pero hay un problema grande si ellas fallan. Planes complejos de defensa nacional pueden verse comprometidos por un espía. Cuidar las cosas pequeñas es importante para mantener la integridad.

    Comentario de la Biblia

    I. Jesús y la integridad

    (Repasa, con tu clase, Mat. 4:1-11).

    Satanás le ofreció a Jesús buenas razones para hacer cosas malas: 1) demuestra que tú eres el Hijo de Dios; 2) dale a Dios la oportunidad de demostrar su poder salvándote; y 3) evita los problemas y el dolor de salvar al mundo aceptando este camino más fácil. Sin embargo, cada oferta requería que Jesús comprometiera su integridad. Aun cuando Satanás cubrió de azúcar la oferta citando las Escrituras, Jesús no mordió el anzuelo. Jesús pudo haber cedido excusando su fracaso por el hambre o alguna otra cosa. A menudo tendemos a excusar nuestras limitaciones.

    También tendemos a excusar nuestras fallas morales, echando la culpa a otros o a circunstancias específicas: “si papá no me hubiese tratado de ese modo”, o “crecí en un gueto, e hice lo que todos estaban haciendo”, o “nunca habría hecho eso si hubiera estado sobrio”, o “yo no lo hice. Estaba en el lugar equivocado en el momento equivocado”. Si hubo alguna vez una persona que podría haber dado excusas por su falla moral en circunstancias deprimentes, fue José. En lugar de ello vemos en Génesis 39:6 al 12 el registro de un joven que se sobrepuso al rechazo de la familia, al secuestro y a la esclavitud, para dejar a la posteridad un ejemplo brillante de integridad sexual.

    Aunque la tentación para hacer lo malo pueda ser fuerte, la tentación más fuerte a menudo es omitir algo bueno. Pablo no confrontó a Pedro porque él hubiera hecho afirmaciones despectivas acerca de los griegos; en cambio, Pedro sencillamente encontró que no era conveniente comer con ellos. Él podría haber excusado su paso en falso por su llamado a predicar a los judíos y decir que Pablo debía trabajar para los griegos. Racionaliza sus actos como quieras, pero al fin del día Pedro había comprometido su integridad al omitir lo bueno. Contrasta este incidente con la historia de Daniel (Dan. 6:1-10). Daniel pudo haber cambiado su vida de oración: orar privadamente durante un mes, o estar muy ocupado durante ese breve período, o salir de viaje para dificultar que lo observaran. Habría sido una breve omisión, no un arreglo permanente. Sin embargo, Daniel rehusó comprometer su testimonio siquiera por un día y estuvo dispuesto a morir por sus convicciones. También él dejó un legado de integridad.

    Considera: ¿Por qué Satanás no tuvo éxito en hacer que Jesús cediera? Siendo que nosotros a menudo somos tentados a crear buenas razones para hacer cosas incorrectas, ¿de qué modo el ejemplo de Jesús nos ayuda a discernir los engaños de Satanás? ¿Qué herramientas empleó Jesús para fortalecer su integridad contra el ataque de Satanás? Los colapsos morales y estructurales casi siempre son precedidos por la erosión. Lo que originalmente era sólido gradualmente se debilita por el desgaste diario. ¿De qué modo Jesús se protegió contra esa erosión?

    II.  Practiquemos lo que creemos

    (Repasa, con tu clase, Rom. 12:1 y 2).

    La integridad del culto cristiano está incrustada en este pasaje. Los cristianos han de presentar sus cuerpos (físicos) a Dios como un sacrificio vivo (espiritual), que es un culto racional (mental). La palabra griega logikén, de la cual en castellano se derivan palabras como lógica, parece bien traducida como “racional”. El pasaje dice apropiadamente: “Por lo tanto, los animo hermanos, por las misericordias de Dios, que ofrezcan sus cuerpos como un sacrificio vivo, santo y agradable a Dios, lo cual es el culto racional que ustedes le brindan”. La base de Pablo para esta renovación de cuerpo, espíritu y mente es el Cristo viviente cuyo poder es el único que transforma.

    Considera: ¿Cómo podría debilitarse nuestro testimonio, si nuestra profesión verbal no está en armonía con las elecciones que hacemos en nuestra vida? ¿Por qué crees que Santiago afirmó que era más importante “hacer” que meramente “oír” la Palabra de Dios? (Ver Sant. 1:22.) ¿Qué puede suceder si nuestro asentimiento mental a la verdad no es complementado por la sumisión física y espiritual a la voluntad de Dios?

PASO 3: ¡Aplica!

Solo para los maestros: Usa la siguiente cita del libro Growing Into Wholeness [Crecer en la integridad], de R. Rease y F. Minirth, para estimular una conversación acerca del impacto de la integridad sobre la salud. Concéntrate en cómo el entender la situación difícil del hombre puede guiar nuestro testimonio evangelizador.

Cita: “Bartolo entró a nuestra clínica con varios problemas serios, todos relacionados entre sí, aunque nadie lo sabía al comienzo. Vino por un desorden físico, una úlcera. […]

“¿Qué había causado la úlcera de Bartolo? Parece que él se estaba preocupando mucho. […] Y la preocupación, que es una angustia mental o un temor de que algo malo sucederá, a menudo estimula la secreción de un exceso de ácido en el estómago. […]

“La raíz de toda ésta aflicción era un problema espiritual. Bartolo estaba involucrado en una aventura extramatrimonial, y él era cristiano. […] No sorprende que estuviera realmente preocupado. Despreciar la voluntad de Dios claramente expresada es un asunto serio. En una persona que tenga algo de conciencia, esta rebelión crea un enorme dolor de culpa espiritual. Y cuando una persona, como Bartolo, rehúsa aceptar el remedio espiritual que Dios ofrece, el resultado será también un dolor emocional, manifestado como ansiedad: ¿Qué me hará Dios? ¿Qué sucederá con mi matrimonio si mi esposa descubre esto? ¿Qué pensarán mis amigos y los miembros de mi iglesia? ¿Cuánto tiempo más puedo mantener en secreto esta aventura? ¿Qué efecto tendrá sobre mis niños el descubrimiento de esto?” (pp. 21,22).

Preguntas de aplicación:

¿De qué manera el problema de Bartolo demuestra que hay un vínculo entre la salud y la integridad? ¿Qué aspectos del ser de Bartolo están afectados? ¿Cómo deberíamos acercarnos a Bartolo para llevarle sanidad completa? ¿En qué áreas necesita ocurrir una curación?

PASO 4: ¡Crea!

Solo para los maestros: Los seres humanos tienen la propensión a seguir sus inclinaciones y tendencias favoritas. Hay personas que oran mucho, pero tienen sobrepeso y nunca hacen ejercicio; personas que tienen excelencia académica, pero que no duermen lo suficiente y siempre están desarreglados; atletas sobresalientes en diversos deportes que no pueden leer dos oraciones consecutivas. Nuestra afirmación de que una vida de integridad fomenta la salud comienza con la premisa de que las facultades físicas, mentales y emocionales/espirituales deben estar integradas. La integridad moral, el sentido de una vida correcta, debe aplicarse a cada área. Aun una lectura superficial de Proverbios sugiere que la glotonería, la pereza, la necedad, el adulterio, la ebriedad y el ateísmo son pecados; y el pecado destruye la buena salud.

Actividad: Dale a cada miembro tres trocitos de plastilina (o plasticina) de diversos colores, que representan las principales áreas de la vida. Pídeles que amasen los trozos para formar una bola. Explica a los miembros que ellos están, metafóricamente, integrando la vida. Pregúntales si alguna área puede ser ignorada si han de gozar de la salud renovada que Dios ofrece. Mientras amasan, anímalos a considerar los cambios de estilo de vida que tienen planes de hacer a fin de alcanzar una salud total e integral.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: