Posteado por: Lilliam A Garcia | mayo 3, 2010

Lección 6: Fe y curación Para el 8 de mayo de 2010 Edición para Maestros

Lección 6: Fe y curación

Para el 8 de mayo de 2010

El sábado enseñaré…

Texto Clave: Isaías 26:3.
Enseña a tu clase a:Saber cuáles son los beneficios de la fe, no solo en el desarrollo de la relación con Dios, sino también para vivir con salud.

Sentir admiración permanente por el poder de Dios, su amor, su cuidado y su tierna fidelidad.

Hacer la decisión de depender de la Palabra de Dios para que cumpla lo que ha prometido hacer.

Bosquejo de la Lección

  1. Saber: La fe conecta
    1. Las historias bíblicas del poder y la bondad de Dios nos dan evidencia de que Dios puede hacer lo que dice que puede hacer. ¿Por qué es importante llenar nuestras mentes con cuadros de Dios en acción?
    2. ¿Qué impacto tiene sobre nuestra fe un conocimiento creciente de Dios?
  2. Sentir: Paz, seguridad y esperanza
    1. Los resultados de la fe incluyen un sentido de paz, y de seguridad y esperanza en lo que Dios ha hecho y hará por nosotros. ¿Qué efectos tienen esos resultados de la fe sobre nuestro bienestar físico, mental y espiritual?
    2. ¿Qué clase de pensamientos te distraen de reposar en la seguridad del cuidado de Dios? ¿Cómo puedes mantenerte concentrado en su Palabra?
  3. Hacer: Las obras de fe
    1. ¿Qué cosas son posibles de hacer –por causa de la seguridad del amor y del cuidado de Dios– que sería difícil, si no imposible, de hacer sin fe?
    2. ¿Qué podemos hacer para fortalecer nuestra fe?

      ResumenLa fe es una conexión con Dios que proviene de conocer su poder y de descansar en sus promesas que actúan en nuestro favor. Los efectos de la fe en Dios traen salud a nuestras mentes y cuerpos.

      CICLO DE APRENDIZAJEConcepto clave para el crecimiento espiritual: Confiar en Dios contribuye mucho más a tener buena salud que los medicamentos más potentes.

      PASO 1: ¡Motiva!La relación entre la curación y la fe no es un descubrimiento moderno. De hecho, la interrelación entre lo espiritual y lo físico fue reconocida hace muchos años. El erudito medieval Tomas de Aquino, citado por Paul Tournier en The Person Reborn [La persona nacida de nuevo], decía: “Aunque el cuerpo no es el sujeto inmediato de la gracia, […] no obstante el efecto de la gracia fluye del alma al cuerpo” (p. 121). La cultura moderna mira la ciencia y el mundo físico para enfrentar la enfermedad. Toma esta píldora, ponte una inyección con esta solución, usa esta droga. Si todo lo demás falla, recurre a la cirugía para resolver el problema. No se ve a Dios en ninguna parte de esta ecuación.

      Aunque hay todavía muchos médicos que no reconocen a Dios, la marea de la opinión se está dando vuelta. Se están haciendo estudios con respecto al efecto de la oración y la espiritualidad en el proceso sanador, y la gente está comenzando a repensar el papel de la fe en la curación. Este giro de pensamiento no implica que el cristiano no aprecie el papel de la ciencia y los beneficios de la medicina; después de todo, la verdadera ciencia es una vía de estudio de los caminos de Dios en su creación, y una medicina útil proviene del universo físico que Dios creó. No obstante, en la búsqueda de la curación, los cristianos miran, más allá de lo que Dios creó, al Creador mismo. Cualquier persona que está familiarizada con la verdad bíblica no se sorprende por este enfoque.

      Actividad: Enumera historias de resurrección y curación. Busca: historias de resurrección/curación en las vidas de Jesús, Elías, Eliseo, Naamán, Ezequías, Dorcas y los milagros de Jesús (por ejemplo, la suegra de Pedro, los paralíticos, los ciegos, los leprosos, la mujer en el camino a la casa de Jairo).

      Analiza: ¿Cuáles son los componentes espirituales de estas historias?

      PASO 2: ¡Explora!Solo para los maestros: Recuerda que la fe no sana; Dios sana. Sería un error decir que una llave trasporta. Un automóvil transporta; pero ¿cuántos autos funcionan sin llave? (Sin pensarlo, expresamos nuestra fe en la capacidad del automóvil para transportarnos cada vez que ponemos la llave en el arranque.) Esta distinción es importante porque algunos han interpretado los resultados de los estudios sobre la oración y la curación de manera que sugieren que la creciente incidencia de las curaciones es meramente el resultado de la autosugestión. En otras palabras, estas personas dirían que es la creencia del paciente en el divino Sanador la que hace la diferencia. Dios tiene el poder de sanar, si creamos o no. Sin embargo, cuando Dios elige sanar, no sorprende que la fe, la llave para abrir los almacenes del cielo, esté presente muy a menudo.

      Comentario de la Biblia

      I. El factor temor

      (Repasa, con tu clase, Mat. 6:27-34).

      La persona que dijo: “No tenemos nada que temer sino al temor mismo” ¿consideró alguna vez la muerte? Una investigación pidió a un grupo que enumerara sus mayores temores. La muerte fue la segunda respuesta más citada. El hablar en público era la primera causa de temor. Una persona ingeniosa razonó que este hecho significaba que, en un funeral, la mayor parte de las personas preferiría estar en el ataúd en vez de dar la biografía del fallecido. Esto es poco probable. La muerte es el enemigo máximo. Considera cuánto dinero y esfuerzo se gastan cada año para posponer la muerte. La gente gastará miles y miles de dólares en tratamientos de cáncer a fin de ganar aun unos pocos meses preciosos de vida.

      Los cristianos afirman creer que tienen vida eterna por medio del Salvador resucitado. Si podemos confiar en Dios frente a la muerte, verdaderamente confrontando sin temor la realidad última, ¿qué otra cosa hay que Satanás pueda usar para asustarnos? ¿El hablar en público?

      Considera: Si confiamos en Dios frente a la muerte, cuánto más podemos confiar en que él suple nuestras necesidades diarias. ¿Qué quiso decir Pablo en Filipenses 4:19?

      Si nuestra confianza en Dios nos libera del temor a la muerte, ¿por qué no debería también liberarnos del temor a todas las preocupaciones menores? ¿De qué modo esta verdad podría cambiar la economía del mundo y las prácticas médicas, sin mencionar la industria de las armas?

      II. La fe y las curaciones milagrosas

      (Repasa, con tu clase, Mat. 9:2, 22, 28, 29; 12:9-13; 13:58; 15:28; 17:14-20).

      Aunque es cierto que Jesús a veces no sanó a los enfermos a causa de la incredulidad de ellos, no es cierto que siempre fue así. A veces, él sabía que era mejor no sanar. Él no sanó a Lázaro porque tenía un propósito mayor en vista. Si las personas no son sanadas, no es necesariamente una evidencia de una fe defectuosa. Si fuera así, entonces, ¡todos los cristianos que, a lo largo de la historia, murieron fueron defectuosos! Tal vez requiere más fe aceptar la muerte y no ser sanados, que ser sanados. Recuerda que Sadrac y sus amigos le dijeron al rey que Dios podía librarlos, pero expresaron que confiaban en Dios aun si no lo hacía (Dan. 3:16-18).

      Considera: Algunos ministros dicen que denota falta de fe el orar: “Sea hecha tu voluntad” cuando hay promesas bíblicas para la curación. ¿Qué crees tú? ¿Lázaro murió porque sus hermanas no oraron o porque no tuvieron fe? Analiza esto. ¿Qué propósito mayor tenía Jesús en vista, que ellas no podían discernir en ese momento? En el contexto más amplio, ¿de qué modo es posible que una curación pueda conducir a consecuencias negativas en el futuro? (Compara con la historia de la curación de Ezequías, en Isa. 38 y 39.)

      PASO 3: ¡Aplica!Solo para los maestros: En esa instancia probablemente ya has establecido varios puntos clave para una comprensión bíblica de la fe y la curación. 1) Hay una estrecha interconexión entre lo físico y lo espiritual. 2) Dios es quien sana, no la fe misma. 3) Dios ve el cuadro más amplio y no siempre elige sanar. 4) La curación que viene por medio de la medicina moderna también viene de Dios (compara 2 Crón. 16:11-13). Habiendo establecido estas cosas, analiza cómo se puede aplicar esta comprensión a los siguientes casos.

      Caso 1: La esposa de Roberto, Rita, falleció recientemente a la edad de 33 años, dejándolo solo para criar a tres hijitos. Él no era muy activo en la iglesia, y la hermana de Rita, Inés, repetidamente les dijo a los hijos que era culpa de Roberto que su madre muriera porque él no había tenido fe suficiente como para que Rita fuera sanada. ¿Qué le dirías a Roberto? ¿Y a Inés? ¿Y a los niños?

      Caso 2: Acaban de diagnosticarle cáncer a Raúl. Él les pidió a todos los miembros de la iglesia que oraran por él y dice que, sencillamente, confiará en Dios para su curación, y rehúsa las opciones de tratamiento sugeridas por los médicos. Cuando se lo trata en las primeras etapas, este tipo de cáncer responde a los tratamientos en un 80% de los casos. ¿Qué le dirías a Raúl? ¿Y a su familia?

      Caso 3: Matías se preocupa por todo. Tiene un buen trabajo, y no ha perdido ningún sueldo en más de doce años, pero está preocupado porque la economía puede disminuir la demanda de los productos de su compañía, lo que provocaría despidos. Tiene tres hijos sanos; pero vio un programa de televisión en que el presentador habló de un parásito raro que había atacado a más de treinta niños en su país este año, y piensa que sus tres hijos tienen esos síntomas. También tiene pesadillas acerca de que unos terroristas destruyen los puentes que él debe cruzar para ir a su trabajo. Finalmente, descubrió que él tenía úlceras. ¿Cómo puedes ayudar a Matías?

      PASO 4: ¡Crea!Solo para los maestros: Salomón escribió: “El corazón alegre constituye buen remedio; mas el espíritu triste seca los huesos” (Prov. 17:22). Para concluir este estudio, analiza formas en las que la clase pueda crear alguna alegría para alguien que necesita un buen remedio.

      Actividad: Planifica una salida para alegrar a alguien: ancianos, residentes en geriátricos, pacientes de cáncer, alguien que recientemente perdió su trabajo, chicos en un albergue juvenil. Las posibilidades no tienen fin. Sean específicos en cuanto a la fecha, la hora y los planes, para que esto no termine siendo una buena idea destinada al canasto de papeles. Tal vez la alegría que ofrezcan vuelva a ustedes y los haga sentir renovados.

      Nota final: Si tiene acceso a la grabación de Wintley Phipps de “No Need to Fear” [No hay necesidad de temer], escúchenlo al terminar la clase. Otra opción es cantar un himno que exprese confianza en Dios.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: