Posteado por: Lilliam A Garcia | febrero 20, 2010

Leccion 8 El fruto del Espíritu es fe Leccion de Maestros

El sábado enseñaré…

Texto Clave: Hebreos 11:6.

 

Ir ArribaEnseña a tu clase a:

Saber que la fidelidad es fe en acción. Su motivación es confianza en Dios.

Sentir confianza en la fidelidad de Dios.

Hacer: creer que la fidelidad es nuestro testimonio al mundo demostrando el poder de Dios en nuestras vidas.

Ir Arriba Bosquejo de la Lección

  1. Saber: El don viviente de la fidelidad de Dios
    1. Nuestra confianza, obediencia y sumisión a la voluntad y a los propósitos de Dios se fundamentan en que él es digno de confianza.
      1. ¿De qué modo nuestros actos de fidelidad sirven a Dios?
      2. ¿De qué forma nuestra infidelidad puede limitar el poder de Dios?
      3. Recuerdan actos de fidelidad en las Escrituras y en tu vida personal que demuestran:
        1. De qué modo pudo Dios revelar su poder.
        2. En qué momentos la capacidad de Dios para actuar en favor de su pueblo se vio comprometida por su rebelión contra él.
  2. Sentir: Los efectos emocionales de expresar fidelidad
    1. Los actos de fidelidad producen efectos positivos. Por eso, ¿cómo deberíamos tratar con los efectos negativos producidos por un espíritu de infidelidad?
    2. El egoísmo y estar centrado en uno mismo son fatales para la fidelidad. ¿De qué maneras estar muy preocupado por lo que otros piensan de nosotros pone en peligro nuestra fidelidad hacia Dios?
  3. Hacer: La prueba de la fe
    1. La fe nunca puede ser estática. O crece por el ejercicio, o muere por el descuido.
      1. ¿De qué modos la observancia del sábado y la fidelidad en los diezmos desarrollan la fidelidad?
      2. ¿De qué forma el uso sabio del tiempo y de las finanzas desarrollan un carácter piadoso?

 

Ir Arriba Resumen

El fundamento de la fe es la fidelidad de Dios. Al confiar en él, vivimos nuestra fe en lo que hacemos, decimos y creemos.

Ir Arriba CICLO DE APRENDIZAJE

Ir ArribaPASO 1: ¡Motiva!

Concepto clave para el crecimiento espiritual: La fidelidad es el producto a largo plazo de la fe en el corazón. Se expresa como la constancia de una vida dedicada a Dios, una lealtad a él que permanece firme a través de la prosperidad y la adversidad.

Pocos animales pueden compararse al perro por su fidelidad y devoción. Y la historia nos provee suficientes ejemplos de lealtad canina para convencernos de esta verdad. Un policía tenía un terrier llamado Bobby, en Greeyfriars, Inglaterra. Cuando el hombre falleció, el 8 de febrero de 1858, Bobby vivió junto a la tumba de su amo durante 14 años, hasta su muerte.

En el cuerpo de un niño pequeño que vivía cerca de la antigua Pompeya, se encontraron los restos de Delta, su mascota. De acuerdo con el collar del perro, éste había salvado tres veces al niño: una vez de morir ahogado, otra vez de cuatro ladrones, y finalmente de un lobo. Pero Delta no pudo salvarlo de la ardiente ceniza volcánica del Vesubio, aunque hay evidencias de que el perro trató de hacerlo. (Información obtenida de http://www.rusticgirls.com/animals/most-faithful-dogs-in history.html).

Estas historias nos emocionan, especialmente cuando se despliega la fidelidad aunque no haya esperanza. Cuánto más inspiradora es la vida de un hombre o de una mujer que permanecen fieles durante toda su vida y, al final, reciben su recompensa al ver al Objeto de su amor y lealtad, que regresa a buscarlos, para llevarlos para siempre a su hogar.

Considera: Analiza con tu clase la definición de fidelidad. ¿Cuál es la diferencia entre fe y fidelidad?

Ir ArribaPASO 2: ¡Explora!

Solo para los maestros: Pide a alguien que dramatice la vida de Eliseo, o hazlo tú mismo. Si puedes, vístete como Eliseo, con su manto, su túnica, la piel de un animal y sandalias. Cuenta la historia de 1 Reyes 19:19 al 21, y 2 Reyes 1 y 2. Relata cómo Elías, poco antes de ser llevado al cielo en un carro de fuego vino a ti mientras estabas arando en el campo, y trató de desanimarte. Describe el manto que cayó cerca de donde estabas tú.

Comentario de la Biblia

I. El fundamento de la fidelidad

(Repasa con tu clase 1 Rey. 19:19 al 21).

Eliseo estaba arando un campo cuando Elías lo encontró y lo llamó para servir a Dios. Eran deberes sencillos, pero al trabajar en el campo de su padre, haciendo los deberes de un hijo obediente, Eliseo había estado recibiendo un adiestramiento que lo preparaba para el liderazgo.

Elías no le pidió a Eliseo que lo siguiera de inmediato; Eliseo debía medir el costo y decidir por sí solo si quería aceptar el llamado o no. Pero tomó los bueyes que usaba para arar, los ofreció como sacrificio, y siguió a Elías. Como los discípulos que dejaron sus redes y siguieron a Jesús, Eliseo aceptó el llamado de Dios que le había llegado por medio del profeta Elías. Dejó la granja de su padre y comenzó a servir a Dios como ayudante de Elías. En el corazón de Eliseo, la obra de Dios estaba en primer lugar. Aun mientras hacía su trabajo en el campo, estaba consagrado a hacer la voluntad de Dios en todo y, cuando vino el llamado para dejar su casa, estaba listo.

Por medio de su consagración diaria y su fidelidad en los pequeños deberes, formó un carácter de noble simetría, y ganó fuerza de propósito y conocimiento en los caminos de Dios. Este desarrollo del carácter lo preparó para aceptar el llamado de Dios para servir.

Considera: ¿De qué manera los primeros años de la vida de Eliseo en su hogar lo prepararon para el servicio? ¿Qué hizo justo antes de seguir a Elías que ilustra la fortaleza de su relación con su familia y con la comunidad?

II. Una vida de fidelidad

(Repasa con tu clase 2 Rey. 13:14-21).

¿Cuántos líderes de Israel comenzaron fielmente, pero no se mantuvieron al lado de Dios durante el resto del camino? Jeroboam surgió de la oscuridad hasta llegar a ser rey, pero no siguió a Dios (1 Rey. 14:7-9). Jehú cumplió algunos de los pedidos de Dios, pero al final fracasó (2 Rey. 10:30, 31). Joás siguió a Dios, pero solo mientras el sumo sacerdote que lo crió estuvo con vida (2 Rey. 12:1, 2). Asa (2 Crón. 16) y Uzías (2 Crón. 26) tuvieron una historia con altibajos.

Sin embargo, Eliseo nunca vaciló ni perdió su confianza en Dios. Aun cuando los reyes y la gente alrededor de él estaban de las sombras oscuras de largos años de idolatría y apostasía, Eliseo permaneció fiel durante muchos años como un maestro de justicia para beneficio de los que lo rodeaban. Cuando el camino parecía cerrado delante de él, avanzaba por fe, y Dios honró su confianza. Aun durante la enfermedad de sus últimos años, se aferró por fe a las promesas de Dios. Su obra no tuvo, como Elías, el majestuoso final de ser llevado al cielo pero, por medio de la fe, se supo constantemente amparado y animado por mensajeros celestiales, incluso hasta el mismo fin de su vida.

Esta es la vida a la cual nos Dios nos llama. Como a Eliseo, Dios nos invita a dedicar nuestra vida entera a su obra. Él está buscando hombres y mujeres que tengan el valor moral de representar la causa de Dios, que tengan un amor profundo y ardiente por sus prójimos, y que no renuncien a trabajar con Dios por las almas perdidas. “Los tales no hallarán ninguna tarea demasiado ardua, ninguna perspectiva demasiado desesperada; y seguirán trabajando indómitos hasta que la derrota aparente se trueque en gloriosa victoria. Ni siquiera las murallas de las cárceles ni la hoguera del mártir los desviarán de su propósito de trabajar juntamente con Dios para la edificación de su reino” (PR, p. 196).

Considera: ¿De qué manera la historia de Eliseo nos informa acerca de aquello que es necesario tener en cuenta para permanecer fieles a lo largo de toda una vida?

Ir ArribaPASO 3: ¡Aplica!

Actividades de aplicación: Estudia Hebreos 11 y haz una lista, en la pizarra o en un papel, de las personas mencionadas allí. En otra columna, haz una lista de los desafíos que cada uno tuvo que afrontar al ser fiel. ¿Cuáles de estos soldados de la fe enfrentaron desafíos similares a los que tú tienes hoy?

Preguntas para reflexionar:

  1. Repasa Mateo 25:1 al 13, y Mateo 24:44 al 50. ¿Qué cualidades tuvieron las cinco vírgenes prudentes que fueron similares a las de las cinco vírgenes insensatas? ¿En qué fueron diferentes? ¿Cuál es el desafío a nuestra fidelidad implicando en la aparente demora de la segunda venida de Cristo? ¿Qué se requiere para vivir una vida de fidelidad durante estos últimos días, cuando estamos rodeados de apostasía?
  2. Reflexiona sobre las vidas de otros dirigentes como José, Moisés y Samuel. ¿De qué modo su vida y las experiencias tempranas los prepararon para una vida de fidelidad? ¿Qué desafíos afrontaron ellos?

 

Ir ArribaPASO 4: ¡Crea!

  1. “El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel” (Luc. 16:10). ¿Cuáles son las áreas de tu vida en las que eres desafiado a ser fiel en lo muy poco? Considera cosas tales como hábitos, el uso del dinero y del tiempo, la dieta y otras áreas de salud, la forma en que tratas a tu familia o a aquellas personas que algunos considerarían insignificantes, etc. Considera dedicar a Dios estos “eslabones débiles” y pedirle ayuda para ser fiel.
  2. ¿Qué necesitas hacer esta semana a fin de ser fiel a lo que Dios te ha llamado a realizar en su servicio? Si hiciéramos caso al pedido de Dios de “que no dejemos transcurrir un día sin hacer algo que haga progresar su obra en la tierra”, ¿qué necesitaríamos hacer? (PR 165).
  3. Eliseo reconoció que él no podía seguir en su trabajo sin el Espíritu que había guiado a Elías. ¿Qué lugar desempeña el Espíritu Santo en tu trabajo? ¿Qué puedes hacer para mejorar ese lugar?
  4. ¿Qué llamado has recibido para el servicio? ¿Qué tienes que poner sobre el altar a fin de atender ese llamado?

Actividad final: Concluye la hora de clase leyendo este poema en el que se exalta la fidelidad de Dios:

Grande, Señor, es tu misericordia;
nunca termina, ni cambia jamás.
Tu compasión y bondad no se agotan;
tal como has sido, por siempre serás.

Tú eres fiel, Señor, eternamente fiel;
cada mañana renuevas tu amor.
Nada me falta, pues todo provees,
¡grande, Señor, es tu fidelidad!

El firmamento, el sol y la luna,
las estaciones con su esplendor;
todos demuestran tu misericordia,
y testifican de tu gran amor.

Tú me perdonas, me das paz y gozo;
con tu presencia me guías aquí.
Fuerza, esperanza y más bendiciones
siempre derramas, Señor, sobre mí.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: