Escuela Sabática from RVDA on Vimeo.

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Mateo 5:17-20; Lucas 16:16; Mateo 5:21-32; Romanos 7:24; Mateo 5:33-37, 38-48.

PARA MEMORIZAR: “No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido” (Mat. 5:17, 18).

LA MAYOR PARTE DE LA GENTE QUE PIENSA en el Sermón del Monte automáticamente recuerda las Bienaventuranzas (Mat. 5:1-12). Sin embargo, el Sermón del Monte realmente abarca tres capítulos que han sido divididos en cuatro secciones. Las Bienaventuranzas son solo la primera sección. En la segunda sección, Jesús compara a los cristianos con la luz y la sal (Mat. 5:13-16). La tercera (Mat. 5:17-48) es donde Jesús nos da una perspectiva más profunda de la Ley. Y en la sección final y la más larga (Mat. 6:1-7:23), Jesús proporciona claras enseñanzas sobre la conducta cristiana. Todo el discurso termina con la parábola del constructor prudente y el insensato (Mat. 7:24-27), que enfatiza la importancia de la obediencia a lo que Dios nos llama a hacer.

Esta semana investigaremos la tercera sección, Mateo 5:17 al 48, que los teólogos llaman la antítesis (casos en los que se presentan agudos contrastes), para ver qué nos enseña acerca de la Ley.

 SABADO – DOMINGO – LUNES – MARTES – MIERCOLES – JUEVES – VIERNES 

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: Lee: “El Sermón del Monte”, El Deseado de todas las gentes, pp. 265-281.
“Jesús tomó los mandamientos por separado, y explicó la profundidad y anchura de sus requerimientos. En vez de quitarles una jota de su fuerza, demostró cuán abarcadores son sus principios y desenmascaró el error fatal de los judíos en su demostración exterior de obediencia. Declaró que por el mal pensamiento o la mirada concupiscente se quebranta la Ley de Dios. El que toma parte en la menor injusticia está violando la Ley y degradando su propia naturaleza moral. El homicidio existe primero en la mente. El que concede al odio un lugar en su corazón está poniendo los pies en la senda del homicidio, y sus ofrendas son aborrecibles para Dios” (DTG 276).
El amor es el principio unificador de la Ley de Dios. En cada una de las antítesis, Jesús eleva el principio del amor: el amor evita que una persona albergue odio hacia su hermano; el amor mantiene unidos a los esposos; el amor desafía a los cristianos a ser siempre honestos en su trato con otros y con Dios; el amor permite que una persona reaccione con bondad cuando ha sido tratada mal; y el amor da poder para tratar al enemigo como a él mismo le gustaría ser tratado.

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:
1. Jesús dijo: “Oísteis que fue dicho a los antiguos”; y añade, “pero yo os digo”, y luego da la antítesis. Nota que algunos de los dichos “antiguos” eran citas directas de la Biblia, o de las enseñanzas del Antiguo Testamento. Así, el problema no eran las referencias, sino su interpretación. ¿Qué lección podemos extraer de esta mirada respecto no de nuestras doctrinas, sino de la forma en que las interpretamos? ¿De qué manera podremos estar en peligro de mirar las cosas demasiado superficialmente y perder su significado más profundo?
2. Muchos interpretan estos textos aislados de otros. Uno de ellos es Mateo 5:48, donde se dice que debemos ser perfectos como lo es nuestro Padre celestial. ¿De qué modo la interpretación de este texto en su contexto inmediato (Mat. 5:43-48) demuestra la importancia de un estudio cuidadoso de la Biblia? ¿Cómo le responderías a alguien que afirma que esta cita enseña que debemos estar sin pecado? ¿Qué revela realmente el texto, y por qué esta enseñanza revela el verdadero significado de ser un seguidor de Jesús?
3. ¿De qué formas nos ayudan estos textos acerca del homicidio y del adulterio a mostrar cuán equivocados están los que pretenden que la Ley fue abolida después de la cruz?

Escuela Sabatica Fundraise hero

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Mateo 23:1-7; 15:1-6; Isaías 29:13; Mateo 5:17-20; Romanos 10:3.

PARA MEMORIZAR: “Este pueblo de labios me honra; mas su corazón está lejos de mí. Pues en vano me honran, enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres” (Mat. 15:8, 9).

JUAN WESLEY, EL FUNDADOR DE LA IGLESIA METODISTA, sugirió que cuatro factores influyen sobre la teología de una persona: la fe, la razón, las Escrituras y la tradición. Sin embargo, él no decía que todos los factores tienen la misma autoridad. Reconocía la Biblia como fundacional; pero, también reconocía que la fe individual, la capacidad de razonar y la tradición religiosa afectan la manera en la que se interpreta la Biblia. Si Wesley volviera hoy a la vida, descubriría que muchos teólogos modernos de tradición wesleyana (y de otras) ahora valoran la razón, la tradición o la opinión personal por sobre la Escritura. La lección de esta semana investiga las tradiciones religiosas sobre las que los escribas y fariseos basaban muchas de sus enseñanzas. Los rabíes que las escribieron respetaban las Escrituras, y no tenían la intención de que aquellas se elevaran para igualarse a la Palabra de Dios. Sin embargo, algunos de sus discípulos confundieron el método con el mensaje; y al hacerlo, cambiaron la revelación escrita de Dios por la tradición humana.

  SABADO – DOMINGO – LUNES – MARTES – MIERCOLES – JUEVES – VIERNES 

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: Para mayor información sobre el tema de esta semana, lee “La tradición” y “Ayes sobre los fariseos”, El Deseado de todas las gentes, pp. 562-573; 360-364. Lee también Mateo 23.

“Todos aquellos que aceptan la autoridad humana, las costumbres de la iglesia, o las tradiciones de los padres, presten atención a la amonestación que encierran las palabras de Cristo: ‘En vano me honran, enseñando como doctrinas mandamientos de hombres’ ” (DTG 364).

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:

1. ¿Cuáles son algunas de las tradiciones que seguimos los adventistas del séptimo día? ¿Por qué es importante que las reconozcamos como tales? ¿Por qué son importantes las tradiciones, y qué lugar tienen en la vida de nuestra comunidad? ¿Cuáles tienen importancia universal, y cuáles se basan en factores locales y culturales?

2. “Muchas veces hubo creyentes que permitieron a Satanás servirse de ellos en el momento mismo en que hubiesen debido consagrarse enteramente a Dios y al adelantamiento de su obra. Inconscientemente, se extraviaron lejos del camino de la justicia. Al cultivar un espíritu de crítica y de maledicencia, de piedad farisaica y orgullosa, contristaron al Espíritu de Dios y demoraron considerablemente la obra de los mensajeros del Señor” (JT 3:344; TI 9:102). ¿Cómo se extravía uno “inconscientemente”, lejos del camino de la justicia? ¿Qué pasos puede dar una persona para evitar quedar atrapado en una huella de justicia propia?

3. Reflexiona sobre el orden del culto de adoración en tu iglesia. ¿Por qué tu iglesia tiene ese orden? ¿Cuál es el significado de cada elemento en la liturgia: (p. ej., invocación, doxología, oración pastoral, etc.)? ¿Qué lecciones puedes aprender del servicio del culto, que te ayuden a revelar cuánta tradición está involucrada en tu fe? Al mismo tiempo, necesitamos preguntarnos: ¿Es eso malo solo por ser una tradición?

.

.

.

.

.

.

.

.

.

 

Escuela Sabatica Fundraise hero

 

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Lucas 2:21-24; Éxodo 13:2, 12; Lucas 2:41-52; Mateo 17:24-27; Juan 8:1-11; Deuteronomio 22:23, 24.

PARA MEMORIZAR: “Porque si creyeseis a Moisés, me creeríais a mí, porque de mí escribió él” (Juan 5:46).

MUCHOS CRISTIANOS SE CRIARON con la idea de una relación negativa de Jesús con la religión judía, un error lamentable que cultivó el antisemitismo en la historia. Jesús habló en contra de los abusos de la religión, es cierto, pero no en contra de la religión misma. Después de todo, él la fundó.

Los informes de los evangelios muestran que Jesús era un judío fiel, inmerso en la cultura judía desde su nacimiento hasta la última semana de su vida en carne humana.

Como todo judío leal del primer siglo, Jesús estuvo sujeto a la ley de Moisés. Criado en un hogar con padres judíos leales, apreciaba su rica herencia terrenal basada en la Providencia divina. Él sabía que Dios había inspirado a Moisés a escribir esas leyes, a fin de crear una sociedad que reflejara su voluntad y sirviera como un faro para las naciones. Se adhirió fielmente a la Ley. Desde la circuncisión hasta su visita al Templo para las fiestas y su actitud acerca de los impuestos, Jesús permaneció fiel a un sistema que, con el tiempo, él cumpliría por medio de su muerte y de su ministerio en el cielo. Esta semana consideraremos algunas otras leyes que Jesús guardó.

 SABADO – DOMINGO – LUNES – MARTES – MIERCOLES – JUEVES – VIERNES 

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: Para obtener más información sobre el tema de esta semana, lee “La Fiesta de las Cabañas”, y “Entre trampas y peligros”, El Deseado de todas las gentes, pp. 411-418; 419-427.

“Tres veces al año, los judíos debían congregarse en Jerusalén con propósitos religiosos. Desde la columna de nube que lo envolvía, el invisible Conductor de Israel había dado las instrucciones referentes a estas reuniones. Durante el cautiverio, los judíos no pudieron observarlas; pero, cuando el pueblo volvió a su patria reanudó la observancia de estas fiestas recordativas. Dios quería que estos aniversarios llamasen hacia él la atención del pueblo” (DTG 411).

“Era natural que los padres de Jesús lo considerasen como su propio hijo. Él estaba diariamente con ellos; en muchos respectos su vida era igual a la de los otros niños, y les era difícil comprender que era el Hijo de Dios. Corrían el peligro de no apreciar la bendición que se les concedía con la presencia del Redentor del mundo. El pesar de verse separados de él, y el suave reproche que sus palabras implicaban, estaban destinados a hacerles ver el carácter sagrado de su cometido” (DTG 61).

.

.

.

.

.

.

.

Escuela Sabatica Fundraise hero
LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Lucas 2:1-5; Hebreos 10:28; Deuteronomio 17:2-6; Levítico 1:1-9; Lucas 14:1-6; Santiago 2:8-12.

PARA MEMORIZAR: “Porque cuando los gentiles que no tienen ley, hacen por naturaleza lo que es de la ley, éstos, aunque no tengan ley, son ley para sí mismos” (Rom. 2:14).

EN LA MAYORÍA DE LAS SOCIEDADES, existen diversas leyes al mismo tiempo. Puede haber leyes generales que se aplican a todos y, simultáneamente, leyes locales que se aplican a una comunidad pero no a otras. En los tiempos del Nuevo Testamento, cuando una persona usaba la palabra corriente para “ley” (nómos, en griego; lex, en latín; y torah, en hebreo), podía esta refiriéndose a cualquiera de numerosas leyes. A menudo, lo único que indicaba de cuál ley se hablaba era el contexto de la conversación. De este modo, en el estudio de este trimestre, siempre tenemos que recordar el contexto inmediato para comprender mejor de qué ley se trata. La lección de esta semana investiga las diversas leyes que actuaban en la comunidad en los tiempos de Cristo y de la iglesia primitiva. Estudiaremos estas diversas leyes, pero solo como el contexto que nos ayudará a poner un fundamento para el estudio de la Ley que será el foco principal de este trimestre: la Ley moral de Dios, los Diez Mandamientos.

 SABADO – DOMINGO – LUNES – MARTES – MIERCOLES – JUEVES – VIERNES 

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: Lee también “Los juramentos”, Joyas de los testimonios, t. 1, pp. 73-75; o Testimonios para la iglesia, t. 1, pp. 185-187. “Si Adán no hubiera transgredido la Ley de Dios, la ley ceremonial nunca habría sido instituida. El evangelio de las buenas nuevas fue dado primero a Adán cuando se le declaró que la simiente de la mujer aplastaría la cabeza de la serpiente. Y esto fue transmitido a través de generaciones sucesivas a Noé, Abraham y Moisés. El conocimiento de la Ley de Dios y del plan de salvación fue impartido a Adán y a Eva por Cristo mismo. Ellos atesoraron cuidadosamente la importante lección, y la transmitieron verbalmente a sus hijos y a los hijos de sus hijos. Así fue preservado el conocimiento de la Ley de Dios” (MS 1:270, 271).

PREGUNTAS PARA DIALOGAR: 
1. Mucho antes de que Moisés pusiera por escrito las leyes que habrían de gobernar a Israel, los egipcios y los babilonios tenían sistemas de normas que, en algunos casos, eran similares en contenido a algunas de las leyes de Dios. Aun las sociedades ateas tenían leyes que protegían a la gente y las propiedades. No obstante, la ley a menudo se basaba en conceptos morales; es decir, debía animar a la gente a abstenerse de hacer el mal, y a hacer el bien. Pero ¿de dónde obtuvieron esas sociedades su sentido del bien y del mal?

2. ¿De qué modo el concepto del bien y del mal impacta en el tema de la existencia de Dios? En otras palabras, si no hay Dios, ¿de dónde provienen los conceptos de bien y mal? ¿De dónde podrían provenir si Dios no existiera?

3. A menudo usamos el concepto de “ley” en formas diferentes. Hablamos de la ley de la gravedad, de la ley del movimiento. Hablamos de leyes internacionales. Hablamos de la ley de impuestos. ¿Qué tienen en común todas estas leyes? ¿De qué maneras difieren? ¿Cuál es la consecuencia probable de violar cualquiera de estas leyes? ¿Cuáles son los beneficios de cooperar con estas leyes? ¿De qué forma los principios de las leyes te ayudan a comprender el propósito de los Diez Mandamientos en su relación con la vida de los creyentes?

4. En la clase, repasen la sección del miércoles y consideren el tema del modo en que nosotros, como iglesia, necesitamos ser cuidadosos de no cometer el mismo error que algunos de los líderes cometieron, al añadir a la ley cargas que nunca debieron existir. ¿Por qué ese error es más fácil de cometer de lo que pensamos, sin importar cuán bien intencionados seamos?

Escuela Sabatica Fundraise hero

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Lucas 12:49-53; Deuteronomio 21:15; 1 Corintios 9:24-27; Mateo 18:8, 9; Juan 14:1-3; Hebreos 11:32-12:4.

PARA MEMORIZAR: “Y nuestra esperanza respecto de vosotros es firme, pues sabemos que así como sois compañeros en las aflicciones, también lo sois en la consolación” (2 Cor. 1:7).

A LO LARGO DE LA HISTORIA, millones de personas voluntariamente sacrificaron su vida por Cristo. Fueron encarceladas, torturadas, aun ejecutadas. Millones renunciaron a sus empleos, sufrieron el ridículo, soportaron que su familia los expulsaran y perseveraron a través de persecuciones religiosas, pero no renunciaron a Cristo. Solo Dios conoce el sufrimiento que sus fieles soportaron. Por supuesto, Pablo advirtió de antemano: “También todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución” (2 Tim. 3:12). Y Pedro afirmó: “Pues para esto fuisteis llamados; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas” (1 Ped. 2:21). A pesar de las promesas de los así llamados “predicadores de prosperidad”, los automóviles de lujo y las ganancias económicas no son bendiciones automáticas otorgadas a los creyentes. Al final, estamos seguros de que, cualquiera que sea el costo del discipulado, si consideramos la recompensa definitiva, ese costo es muy bajo.

 SABADO – DOMINGO – LUNES – MARTES – MIERCOLES – JUEVES – VIERNES 

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: Lee “En las regiones lejanas” y “Berea y Atenas”, Los hechos de los apóstoles, pp. 187-189; 243-245. “Dios hace descender fuego del cielo. La Tierra está quebrantada. Salen a relucir las armas escondidas en sus profundidades. Llamas devoradoras escapan por todas partes de grietas amenazantes. Hasta las rocas están ardiendo. Ha llegado el día que arderá como horno. Los elementos se disuelven con calor abrasador; la Tierra también, y las obras que hay en ella están abrasadas (Mal. 4:1; 2 Ped. 3:10). La superficie de la Tierra parece una masa fundida –un inmenso lago de fuego hirviente. Es la hora de juicio y perdición de los hombres impíos–; ‘es día de venganza de Jehová, año de retribuciones en el pleito de Sion’ (Isa. 34:8). “Los impíos reciben su recompensa en la Tierra (Prov. 11:31). ‘Serán estopa; y aquel día que vendrá, los abrasará, ha dicho Jehová de los ejércitos’ (Mal. 4:1). Algunos son destruidos como en un momento, mientras que otros sufren muchos días. Todos son castigados ‘conforme a sus hechos’ ” (CS 731).

.

.

.

.

.

.

.

.

Posteado por: Lilliam A Garcia | marzo 18, 2014

Cristo y Su Ley, Escuela Sabatica 2do trimestre del año 2014.

Cristo y Su Ley, Escuela Sabatica 2do trimestre del año 2014

Visita Aqui Nuestro “Projecto Sitio Website” http://wp.me/pLndp-wr

Guía de Estudio de la Biblia Cristo y su Ley. Leccion de escuela sabatica para el 2do trimestre Abril a Junio del año 2014 Titulo “Cristo y su ley” Autor: Keith Burton. En este trimestre estudiaremos sobre la Ley como fundamento del gobierno de Dios.

Visitanos Aqui abajo, ademas de Las Lecciones de Mi Escuela Sabática obtendras Muchos recursos Mas! por ejemplo; les estamos ofreciendo un plan facil de 5 pasos para crecer espiritualmente. Visitanos y Veras 30 Video de Reflexiones De Fe y Esperanza Por El Pr. Alejandro Bullon. Visitanos en:

Facebook: http://goo.gl/GzhKq

Youtube: http://goo.gl/sjitC

Twitter: http://goo.gl/XNWUh

WordPress: http://goo.gl/qPMmB

Introducción

LA LEY Y EL AMOR “Desde el origen de la gran controversia en el cielo, el propósito de Satanás ha consistido en destruir la Ley de Dios” (CS 639). ¿Por qué? Porque la Ley, como fundamento del gobierno de Dios, expresa la integridad moral del cosmos; y destruir la Ley sería destruir el orden moral de la creación misma. Piensa en ello. Si no existiera ningún dios, ni tampoco la vida, el universo sería amoral. No inmoral, como si tuviera una moral mala, sino amoral, como si no tuviera ninguna moral, porque nada en él –tal como rocas sin vida volando en un cosmos sin dios− podría manifestar cualidades morales. Sin embargo, Dios existe, y también los humanos, y hemos sido creados como seres morales con la capacidad de dar amor y recibirlo. Para que este amor exista, sin embargo, también debe existir la libertad, libertad moral, pues el amor es un concepto moral que no podría surgir en un universo amoral (tal como uno compuesto solo por rocas y espacio helado).

No obstante, la moralidad significa la capacidad de elegir el bien y el mal, lo correcto y lo equivocado; y la única manera de que el universo sea moral, para permitir el potencial del bien y del mal, de lo correcto y lo equivocado, es que tenga una ley que defina lo correcto y lo equivocado. Y, por supuesto, el universo tiene tal ley. “¿Qué concluiremos? ¿Qué la ley es pecado? ¡De ninguna manera! Sin embargo, si no fuera por la ley, no me habría dado cuenta de lo que es el pecado. Por ejemplo, nunca habría sabido yo lo que es codiciar si la ley no hubiera dicho: ‘No codicies’ ” (Rom. 7:7, NVI).

¿Es pecado ser pelirrojo? ¿Por qué no? Porque la Ley de Dios no prohíbe tener el cabello rojo. Si lo hiciera, así como prohíbe la codicia, entonces tener cabello rojo sería pecado. Pero, no puede ser pecado si no hay una ley divina que lo defina como tal. La moralidad sin ley es tan imposible como imposible sería un pensamiento sin una mente. Nuestro universo es moral porque Dios creó seres libres responsables ante su Ley. Si no hubiese una ley contra el codiciar, no existiría el pecado de la codicia; si no hay una ley contra el cabello rojo, no es pecado ser pelirrojo, sin importar cuántos codiciosos pelirrojos pueblen el cosmos. Dios creó a los humanos como criaturas que pueden amar. No obstante, el amor no puede existir sin la libertad, libertad moral. Y la libertad moral no puede existir sin la Ley, la Ley moral. El amor descansa sobre la libertad, y la libertad descansa en la Ley. De allí que el centro del gobierno de Dios, el fundamento de ese gobierno –un gobierno de amor−, tiene que ser su Ley. Por esto, Elena de White escribió acerca del deseo de Satanás de “destruir la Ley de Dios”. El ataque a la Ley es un ataque no solo al carácter de Cristo, sino también al orden moral de la creación misma.

Por eso, el tema de este trimestre es Cristo y su Ley. Estudiaremos la Ley, especialmente por qué tantos cristianos, al comprender mal la relación entre la Ley y la gracia, caen en la trampa de negar la validez continua de los Diez Mandamientos, y así, sin quererlo, contribuyen al intento de “derribar” la Ley de Dios.
Sin embargo, la Biblia es clara: “Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos” (1 Juan 5:3). El vínculo entre amar a Dios y guardar sus mandamientos es más fuerte de lo que nos damos cuenta. Podemos amar a Dios porque vivimos en un universo donde puede existir el amor, y este puede existir porque el universo es moral. La moralidad está basada, por lo menos para nosotros como seres creados, en la Ley moral de Dios, el tema que ahora exploraremos.

Keith Augustus Burton es profesor de Religión en la Universidad Oakwood, donde también actúa como coordinador del Centro de Relaciones Adventistas-Musulmanas. Su tesis doctoral en la Universidad Northwestern se concentró en la función de la Ley en la Epístola de Pablo a los Romanos.

Contenido
1. Las leyes en los días de Cristo
2. Cristo y la Ley de Moisés
3. Cristo y las tradiciones religiosas
4. Cristo y la Ley en el Sermón del Monte
5. Cristo y el sábado
6. La muerte de Cristo y la Ley
7. Cristo, el fin de la Ley
8. La Ley de Dios y la Ley de Cristo
9. Cristo, la Ley y el evangelio
10. Cristo, la Ley y los pactos
11. Los apóstoles y la Ley
12. La iglesia de Cristo y la Ley
13. El reino de Cristo y la Ley

Escuela Sabatica Fundraise hero
LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Juan 1:40-46; 4:28-30; Lucas 24:4-53; Hechos 1:6-8; Mateo 9:36-38; Lucas 15.

PARA MEMORIZAR: “En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos” (Juan 15:8).

EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA es una continuación del anterior. Cristo estableció líderes espirituales con el propósito de proclamar el Reino de Dios. Los principios y la metodología que Jesús usó siguen siendo el fundamento espiritual para la preparación del cristiano de hoy. Es decir, las teorías modernas para el liderazgo nunca deben sustituir el fundamento que Cristo puso. Cada vez que la excitación y la publicidad tienen prioridad sobre el crecimiento espiritual, los resultados son superficiales y dan esterilidad espiritual. Cada vez que el proselitismo desplaza el arrepentimiento, la conversión y la transformación espiritual, la misión tambalea. Entrenar a los líderes para dirigir campañas de aumento de feligresía, y para hacer publicidad en los medios y relaciones públicas en lugar de prepararlos para la guerra espiritual es invitar al desastre. La verdadera evangelización y discipulado están centrados en 1) el reconocimiento de nuestra pecaminosidad, 2) una real contrición de corazón, 3) nuestra entrega espiritual total y 4) el impulso irreprimible de diseminar el mensaje divino.

SABADO – DOMINGO – LUNES – MARTES – MIERCOLES – JUEVES – VIERNES 

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: Lee “El último viaje desde Galilea” y “¿Quién es el mayor?”, El Deseado de todas las gentes, pp. 449-459; 399-410. También lee “La preparación de los Doce”, “La Gran Comisión”, “Pentecostés” y “El don del Espíritu”, Los hechos de los apóstoles, pp. 15-20; 21-28; 29-38; 39-47.

“Los discípulos sentían su necesidad espiritual, y clamaban al Señor por la santa unción que los había de hacer idóneos para la obra de salvar almas. No pedían una bendición para sí. Estaban abrumados por la preocupación de salvar almas. Comprendían que el evangelio había de proclamarse al mundo, y demandaban el poder que Cristo había prometido” (HAp 30, 31).

Posteado por: Lilliam A Garcia | marzo 10, 2014

Escuela Sabatica Leccion 11 Disipular a Los Lideres

Escuela Sabatica Fundraise hero

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Lucas 6:12-16; Juan 16:7-14; Lucas 6:20-49; Jeremías 50:31; Isaías 57:15; Hechos 1.

PARA MEMORIZAR: “En aquellos días él fue al monte a orar, y pasó la noche orando a Dios. Y cuando era de día, llamó a sus discípulos, y escogió a doce de ellos, a los cuales también llamó apóstoles” (Luc. 6:12, 13).

AUNQUE JESÚS SIEMPRE se mantuvo activo en su obra de hacer discípulos, reconocía que su jornada terrenal era corta. Por lo tanto, se concentró en entrenar a discípulos para que continuaran la obra después de que él se fuera. Era tanto su Señor Maestro como su Señor Entrenador. Aunque enseñar y entrenar están relacionados, enseñar generalmente se refiere a la comunicación de conocimiento, mientras entrenar sugiere la formación o la calificación por medio de la práctica y la disciplina. La preparación de los discípulos para el liderazgo ciertamente involucraba recibir conocimiento; sin embargo, el crecimiento espiritual era prioritario. Ellos necesitaban adquirir experiencia en las cosas de Dios, en la fe, en las dificultades, en la santificación, en el sacrificio propio, junto con una comprensión intelectual de las doctrinas y la teología. El solo conocimiento era una preparación insuficiente para los rigurosos desafíos que tenían por delante. Jesús les dio ambos.

SABADO – DOMINGO – LUNES – MARTES – MIERCOLES – JUEVES – VIERNES 

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: Lee “Los primeros evangelistas”, “El último viaje desde Galilea” y “El Sermón del Monte”, El Deseado de todas las gentes, pp. 315-325; 449-459; 265-281. Lee también “La preparación de los Doce”, “La Gran Comisión” y “Los siete diáconos”, Los hechos de los apóstoles, pp. 15-20; 21-28; 73-80. “Por todo el campo de labor de Cristo, había almas despertadas que comprendían ahora su necesidad, y tenían hambre y sed de la verdad. Había llegado el tiempo en que debían mandarse las nuevas de su amor a esas almas anhelantes. A todas estas, debían ir los discípulos como representantes de Cristo. Los creyentes habían de ser inducidos a mirarlos como maestros divinamente designados y, cuando el Salvador les fuese quitado, no quedarían sin instructores. “En esta primera gira, los discípulos debían ir solamente adonde Jesús había estado antes y había conquistado amigos. Su preparación para el viaje debía ser de lo más sencilla. No debían permitir que cosa alguna distrajese su atención de su gran obra, despertase oposición o cerrase la puerta a labores ulteriores” (DTG 317, 318).

Para Descargar Leccion y Otras Recursos Haga Clic Abajo:

Sigenos En FB: Aqui

Para Adultos: Aqui

Auxiliar Para Maestros Aqui

Libro Complementario Aqui

   Elena G White Aqui

Para Primarios: Aqui

Para Infantes: Aqui

Para Cuna Aqui

Leccion Jovenes Aqui

Leccion Universitario Aqui

Leccion Intermediarios Aqui

Informe Misionero Niños: Aqui

Informe Misionero Adultos Aqui

Leccion Por Alejandro Bullon Videos Aqui

Posteado por: Lilliam A Garcia | marzo 3, 2014

Escuela Sabatica, Leccion 10 Disipular a Las Naciones, por Marlon Garcia

Escuela Sabatica Fundraise hero

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Isaías 56:6-8; Mateo 11:20-24; Juan 12:20-32; Romanos 15:12; Hechos 1:7, 8.

PARA MEMORIZAR: “Porque mi casa será llamada casa de oración para todos los pueblos” (Isa. 56:7).

EL MENSAJE DE CRISTO, desde su inicio, era para todos en todas partes. El evangelio fue a todo el mundo, porque es universalmente aplicable. Sin duda, este concepto desafió el pensamiento de los discípulos. Su reacción inicial al ver, por ejemplo, a Cristo conversando con la mujer samaritana ilustra este desafío. Ellos pensaban que Jesús, como el Mesías, debía meramente cumplir las profecías y esperanzas judías, pero habían pasado por alto o no habían interpretado correctamente a los profetas, en especial a Isaías, con su mensaje a todas las naciones. Jesús, el Deseado de todas las gentes, no estaba limitado a un solo grupo. La salvación podía provenir de los judíos, pero era para todos. Los seguidores de Cristo trascenderían los límites nacionales y los internacionales, las diferencias de lenguas, y otras dificultades, porque Jesús mismo había establecido el modelo de evangelización transcultural. Como adventistas, en Apocalipsis 14:6 recibimos este llamado: “Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo”.

SABADO – DOMINGO – LUNES – MARTES – MIERCOLES – JUEVES – VIERNES 

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: Lee “La Gran Comisión” y “Pentecostés”, Los hechos de los apóstoles, pp. 21-28; 29-38. También lee “En el atrio exterior” y “El buen samaritano”, El Deseado de todas las gentes, pp. 574-580; 460-466. “Un samaritano, de viaje, vino adonde estaba el doliente, y al verlo se compadeció de él. No preguntó si el extraño era judío o gentil. [...]
“Así la pregunta: ‘¿Quién es mi prójimo?’ está para siempre contestada. Cristo demostró que nuestro prójimo no es meramente quien pertenece a la misma iglesia o fe que nosotros. No tiene que ver con distinción de raza, color o clase. Nuestro prójimo es toda persona que necesita nuestra ayuda. Nuestro prójimo es toda alma que está herida y magullada por el adversario. Nuestro prójimo es todo aquel que pertenece a Dios” (DTG 463, 464).

Para Descargar Leccion y Otras Recursos Haga Clic Abajo:

Sigenos En FB: Aqui

Para Adultos: Aqui

Auxiliar Para Maestros Aqui

Libro Complementario Aqui

   Elena G White Aqui

Para Primarios: Aqui

Para Infantes: Aqui

Para Cuna Aqui

Leccion Jovenes Aqui

Leccion Universitario Aqui

Leccion Intermediarios Aqui

Informe Misionero Niños: Aqui

Informe Misionero Adultos Aqui

Leccion Por Alejandro Bullon Videos Aqui

Escuela Sabatica Fundraise hero

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Romanos 13:1-7; Marcos 2:23-28; Mateo 8:5-13; 26:57-68; 17:11-14; Hechos 4:1-12.

PARA MEMORIZAR: “Y crecía la palabra del Señor, y el número de los discípulos se multiplicaba grandemente en Jerusalén; también muchos de los sacerdotes obedecían a la fe” (Hech. 6:7).

“LOS DISCÍPULOS NO FUERON dotados del valor y la fortaleza de los mártires hasta que necesitaron esta gracia. Entonces se cumplió la promesa del Salvador. Cuando Pedro y Juan testificaron delante del Sanedrín, los hombres ‘se maravillaban; y les conocían que habían estado con Jesús’ (Hech. 4:13). De Esteban, se dice que ‘todos los que estaban sentados en el concilio, puestos los ojos en él, vieron su rostro como el rostro de un ángel’ (6:15). Los hombres ‘no podían resistir a la sabiduría y al Espíritu con que hablaba’ (6:10). Y Pablo, escribiendo acerca de su propio juicio ante el tribunal de los Césares, dice: ‘En mi primera defensa, nadie estuvo conmigo, antes todos me abandonaron [...]Mas el Señor estuvo conmigo, y me esforzó, para que por medio de mí la predicación fuese cumplidamente hecha, y para que oyesen todos los gentiles; y así yo fui librado de la boca del león’ (2 Tim. 4:16, 17)” (DTG 321).

SABADO – DOMINGO – LUNES – MARTES – MIERCOLES – JUEVES – VIERNES 

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: Lee “El centurión”, “Ante Anás y Caifás” y “En el tribunal de Pilato”, El Deseado de todas las gentes, pp. 282-287; 647-662; 671-689. Lee también “Ministerio entre los ricos”, El ministerio de curación, pp. 160-166; y “Por poco me persuades”, Los hechos de los apóstoles, pp. 357-368. “Por medio del trato casual o accidental no es posible llevar a los ricos, que aman al mundo y lo adoran, a Cristo. Esas personas son muchas veces las de más difícil acceso. Por ellas deben hacer esfuerzos personales quienes, animados de espíritu misionero, no se desanimen ni fracasen. “Hay personas particularmente idóneas para trabajar entre las clase altas” (MC 164).

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:
1. Cada vez que Jesús testificaba a personas poderosas, otros tomaban nota. Algunos estaban en posiciones de poder; otros, no. Como Nicodemo y José de Arimatea, muchos de entre la clase sacerdotal, educada, llegaron a la fe gradualmente. Algunos espectadores que presenciaron las confrontaciones de Cristo con los líderes religiosos también creyeron. La turbulencia volcánica generalmente yace escondida debajo de la corteza de la montaña. Es imposible evaluar visualmente la intensidad. Las mediciones exactas requieren instrumentos especiales. En forma similar, el potencial explosivo del movimiento de Jesús permaneció escondido durante su ministerio terrenal. Después de su resurrección, sin embargo, el Reino estalló, poniendo en evidencia conversiones masivas, aun entre los cargos de influencia. La fiel plantación estaba dando finalmente su cosecha abundante. ¿Qué deberían enseñarnos estos hechos acerca de la importancia de no desanimarnos cuando nuestro testimonio no parece ser efectivo como nos gustaría que fuera, especialmente entre la élite poderosa?
2. Elena de White escribió, en la declaración que antecede, que ciertas personas están especialmente capacitadas para el trabajo de alcanzar a los poderosos. ¿Cuáles podrían ser algunas de esas capacidades? Al mismo tiempo, ¿por qué debemos tener cuidado de no limitar a quienes nosotros pensamos que no están capacitados para ello?

Para Descargar Leccion y Otras Recursos Haga Clic Abajo:

Sigenos En FB: Aqui

Para Adultos: Aqui

Auxiliar Para Maestros Aqui

Libro Complementario Aqui

   Elena G White Aqui

Para Primarios: Aqui

Para Infantes: Aqui

Para Cuna Aqui

Leccion Jovenes Aqui

Leccion Universitario Aqui

Leccion Intermediarios Aqui

Informe Misionero Niños: Aqui

Informe Misionero Adultos Aqui

Leccion Por Alejandro Bullon Videos Aqui

Older Posts »

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 5.073 seguidores